Google+ El Malpensante

Literatura

Carta abierta a un escritor joven

Después de haber criticado duramente su segundo libro, el autor de esta carta se reencuentra con la obra de Juan Esteban Constaín. Esta reseña de Calcio, su nueva novela, confirma que en cuanto a crítica literaria existen las segundas oportunidades y las gratas sorpresas.

©Óscar Reyes. Archivo El Espectador

Serendipity es cuando uno busca una aguja en un pajar, y se encuentra con la hija del molinero, desnuda.

Un sabio americano en Calcio,

de Juan Esteban Constaín

 

Mi querido Juan Esteban:

Ahora sí nos vamos entendiendo. Tengo que confesarle que solo aguardaba una oportunidad para confirmar lo mucho que espero de usted como escritor y que el entusiasmo con el que he leído su Calcio, que no es un libro sobre suplementos alimenticios sino una fantasía alrededor de un partido de fútbol jugado en Florencia en el año de 1530, me ha puesto a pensar no solamente acerca de su futuro sino del rumbo que ha tomado la novela en Colombia. Mi opinión, acaso aventurada, es apenas la de quien tiene muchas horas de vuelo en esto de la lectura, de modo que me acojo con algo de inmodestia al lema de la biblioteca de su amigo Momigliano: “El que lee se da cuenta”.

A la vuelta del milenio podía preverse una batalla venidera en la novela colombiana, entre el canon barroco, que había dominado durante los últimos veinte años, liderado por Germán Espinosa y Rafael H. Moreno-Durán, y un canon clásico de despojamiento y sencillez en la escritura, como el de Darío Jaramillo Agudelo. El de los primeros, más emparentado con escritores cubanos como Lezama Lima y Cabrera Infante, visto ahora en perspectiva, no parece haber dejado discípulos ni continuadores. Nuestros Góngora y Quevedo tunjano y cartagenero quedarán probablemente más como curiosidades literarias de una época que como fundadores de escuela, pues en el nuevo siglo son muchos más los que se han alineado del lado de la difícil sencillez que de la florida tentación barroca.

Otro hecho sorpresivo es que los novelistas colombianos de hoy van a contracorriente de las tendencias mundiales. El tipo de novela, si es que así se la puede llamar, que está de moda en todo el mundo, una mezcla de autobiografía verda...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Luis H. Aristizábal

Ha colaborado con revistas como 'El Malpensante', 'Pie de página' y 'Gaceta'. En 2003 publicó la novela 'El día después del juicio'.

Julio de 2010
Edición No.110

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores