Google+
El Malpensante

Perfil

Vargas, el de las Girls

Desde los años cincuenta y hasta principios de los setenta, las pin-up girls se tomaron las tapas de revistas como Playboy y Esquire. Alberto Vargas, uno de los creadores de este voluptuoso ideal de belleza, es retratado en medio de piernas larguísimas, tetas turgentes y boquitas jugosas.

Ilustración de Fernando Vicente *Con la ayuda de Jorge Choque, reportero desde Lima

 

 

Megan Fox mide un metro sesenta y ocho de estatura, pesa unos cincuenta kilos y tiene 93 centímetros de busto, 62 de cintura y 93 de cadera. En una entrevista que le hicieron hace poco para la W Magazine, donde fue la portada de febrero de este año, la modelo y actriz que hace de Mikaela Banes en Transformers se quejaba de cómo se veía a sí misma en las fotos en lencería que le habían hecho para la reciente campaña de Emporio Armani Underwear.

Decía:

“Hay mujeres a las que puedes poner en ropa interior y fotografiar y se les sigue viendo con clase, sin que provoquen necesariamente una imagen de pin-up. Pero conmigo es distinto”.

Al decir esto, golpeó el suelo con una de sus botas.

Suspiró:

“En cuanto me quedo en ropa interior, soy una Vargas Girl”.

 

Veamos: Vargas Girl. O más exactamente, Vargas Girls, en plural.

Las Chicas (de) Vargas, según ese compendio infinito de la cultura popular que es Wikipedia, son las contundentes pin-up girls o “modelos de calendario” creadas por el pintor y dibujante peruano Alberto Vargas, que aparecieron primero en la revista Esquire allá por los años cuarenta, fueron adaptadas después por el gobierno de Estados Unidos para que embellecieran el fuselaje de sus aviones de combate durante la Segunda Guerra Mundial y elevaran la moral y la testosterona de sus tropas, se comercializaron también en forma de postales, corbatas y juegos de naipes, y fueron glorificadas finalmente por Hugh Hefner, el dueño y fundador de Playboy, revista en la que se llegaron a publicar 152 Vargas Girls entre 1956 y 1972, casi una por mes y casi siempre a continuación del desplegable de la playmate de turno.

En la portada del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, el mí...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Toño Angulo Daneri

(Lima, 1970). Ha publicado los libros de crónicas Llámalo amor, si quieres y Nada que declarar. Fue editor de la revista Etiqueta Negra y es jefe de redacción de Eñe.

Julio de 2010
Edición No.110

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Qué hacemos con los Snorkel?


Por Kyara Ortega Méndez


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores