Google+ El Malpensante

Breviario

El mejor de todos los deportes

Traducción de Camilo Jiménez

Las seis razones filosóficas para creer que el béisbol es el mejor deporte del mundo

© Blue Lantern Studio. Corbis

John Rawls (1921-2002) fue un eminente filósofo, quizá el más grande que ha producido Estados Unidos. Fue también un entusiasta devoto del béisbol. Contrario a las noticias extendidas, Rawls nunca recibió una oferta para jugar como profesional y, de hecho, ni siquiera jugó en un equipo de béisbol de su universidad.

Pero jugó en el equipo del bachillerato y fue estrella en juegos de sóftbol interuniversitarios y departamentales en Harvard. Con frecuencia, como en su artículo seminal “Dos conceptos de reglas”, Rawls usó ejemplos del béisbol para explicar aspectos técnicos de la filosofía. 

En la carta que sigue, escrita en 1981, Rawls pone la filosofía al servicio del béisbol y da una explicación sobre el deporte y la especial atracción que ejerce sobre los americanos. La carta recupera una conversación durante un desayuno veinte años atrás con Harry Kalven (1914-1974), quien fue un amigo y colega mío en la Universidad de Chicago. Kalven fue un muy distinguido erudito en derecho, especializado en agravios, jurados y libertad de expresión.
Cuando murió, Kalven dejó un manuscrito al cual se refiere Rawls y que fue publicado finalmente en 1988 con el título A Worty Tradition, sobre la libertad de expresión. Como Rawls, Kalven amaba el béisbol. Estaba orgulloso de que su archivo sobre agravios contuviera más casos de béisbol que el de cualquiera de sus colegas, y consideraba esencial llevar cada año a sus estudiantes a un juego de los Chicago Cubs.
El recuento de Rawls de su conversación con Kalven puede considerarse una muestra de su excepcional poder de evocación. O puede ser leído como un reconocimiento a su espíritu generoso, a su bien conocida inclinación a dar el crédito de sus ideas a otras personas. En cualquier caso, su carta es parte de una tradición –la de pasar los sábados escribiendo largas, lentas cartas–, que ha desaparecido por completo en la era de los e-mails.
–Owen Fiss (Departamento de Filosofía de la Universidad de Har...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

John Rawls

Profesor de filosofía política de la Universidad de Harvard. Autor de libros como The Laws of Peoples (1991) y Justice as Fairness (2001)

Agosto de 2008
Edición No.89

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores