Google+ El Malpensante

Cine

Una imagen/mil palabras

  

Luis Ospina, premio "Toda una vida dedicada al cine" © Jorge del Campo García

 
Hace unos días, el Ministerio de Cultura le concedió a Luis Ospina el premio “Toda una vida dedicada al cine”. Para agradecerlo, el director caleño leyó el siguiente texto

Agobiado por el desencanto y la desazón suprema, Andrés Caicedo me escribió en una carta, a comienzos de la década de los setenta, una frase lapidaria: “Tal vez podamos hacer cine en el año 2000”. Acababa de abortar el rodaje de su película Angelita y Miguel Ángel, codirigida por otro mártir del cine caleño, el inolvidable Carlos Mayolo. Han rodado los años con una velocidad desordenada y muchos han sido los cambios por los que ha pasado el cine desde entonces. El lejano año 2000 de Caicedo es un asunto pretérito. Y este año 2010, hace exactamente cuarenta años, comenzó mi carrera cinematográfica cuando dirigí Acto de fe en la escuela de cine de la Universidad de California, aunque ya había hecho mi primera comunión cinematográfica a los 14 años cuando rodé con la cámara de mi papá el cortometraje Vía cerrada, que afortunadamente tengo archivado en la cinemateca del olvido. Un año antes, desilusionado con las películas, Roberto Rossellini había declarado que el cine había muerto.

Si bien desde que comencé a hacer cine estoy viviendo su muerte, me siento afortunado de haber sido un hombre de cine toda mi vida. Para mí hacer cine no solo ha significado dirigir películas. Además de mi trabajo como realizador, he sido productor, montajista, sonidista, camarógrafo, cronista y hasta actor ocasional. Como gestor cinematográfico fui director de la Cinemateca del Museo de Arte La Tertulia, codirigí el Cine Club de Cali y cofundé con Andrés Caicedo y unos pocos buenos amigos la revista Ojo al Cine. Y actualmente soy el director artístico del Festival Internacional de Cine de Cali, que tuvo su segunda edición del 27 de octubre al 7 de noviembre. También he incursionado en la docencia aunque siempre he pensado que lo que más educa es el mal ejemplo; por eso mis películas, desde Agarrando pueblo hasta Un tigre de pap...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Luis Ospina

Co-director del documental 'Agarrando pueblo', director del Festival de Cine de Cali. En 2010 obtuvo el Premio Nacional Vida y Obra, otorgado por el Ministerio de Cultura, por toda una vida dedicada al cine.

Octubre de 2014
Edición No.157

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores