Google+ El Malpensante

Breviario

El sur también existe

Juan Carlos González A. entrevista a Carlos Sorín.

Se estrenó en Colombia Historias mínimas, el tercer largometraje del director porteño Carlos Sorín, quien en esta conversación explica los motivos de su cine.

En Colombia no hemos tenido oportunidad de ver su filmografía previa a Historias mínimas. ¿Cuándo empezó a filmar?
Comencé en el año 1986 realizando La película del rey. El filme tuvo una notable repercusión internacional, estrenándose en varios países europeos —cosa rara en esa época para un film latinoamericano— y obteniendo varios premios, entre otros, el León de Plata del Festival de Venecia. No es bueno debutar con una película muy reconocida porque el exceso de confianza que produce el éxito hace que uno haga, necesariamente, una segunda mala película. Ésta fue, en mi caso, Eternas sonrisas de New Jersey (1989), protagonizada por Daniel Day Lewis. El síndrome de este fracaso me duró más de doce años y en el 2002 pude filmar la tercera, Historias mínimas. Básicamente aprendí que cada film es un universo en sí mismo y que el éxito de uno no garantiza nada para el siguiente. Hay que empezar siempre nuevamente. Quiero agregar que mi oficio principal durante todos estos años fue el de director de cine publicitario.

¿Hay en ese cine vasos comunicantes con esta película?
Sospecho que sí. Pero pienso que Historias mínimas está mejor contada y se nota menos el guión escrito que está detrás. Obviamente en quince años el cine evolucionó —o al menos cambió— y el público también. Ahora haría La película del rey de otra manera, o quizá no la haría.

¿De dónde se origina Historias mínimas? ¿Cuál fue la génesis del film?
Previa a la idea de Historias mínimas estaba la decisión de hacer un film sin actores. Hacerlo con gente real, de tal manera de darle a la historia —que es ficción— una fuerte impronta documental, testimonial. El origen de la idea se remonta a cinco años atrás cuando realicé un filme publicitario para una compañía telefónica en el sur. La historia era el teléfono que llegaba por primera vez a un pueblo. Hicimos una selección de actores en Buenos Aires que iban a representar a los ansiosos habitantes. Pero cuando llegué al lugar y observ&eac...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos González A

Es editor de la revista Kinetoscopio y autor del libro "François Truffaut. Una vida hecha cine" (Panamericana Editorial, 2005).

Agosto de 2003
Edición No.48

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores