Google+
El Malpensante

Artículo

Simplemente Kane

Para muchos, Ciudadano Kane es la mejor película en la historia del cine. Sin embargo, Orson Welles la vivó como una terrible maldición. ¿Por qué?

I. Los hechos

Recordaba Douglas Fairbanks Jr. que su padre le preguntó alguna vez a William Randolph Hearst por qué prefirió concentrar su imperio en la prensa, con su limitado alcance local y regional, y no invertir con más energía en el cine, un medio mucho más universal. Fairbanks evocaba la respuesta del magnate: “Lo pensé, pero preferí no hacerlo. Uno puede aplastar a un hombre con el periodismo, pero no con las películas”.

Lejos estaba Hearst de la verdad, tal como lo experimentaría él mismo en mayo de 1941, cuando Orson Welles estrenaba, contra todo pronóstico, Ciudadano Kane, una película inspirada en la vida, obra y escándalos del poderoso empresario del periodismo, quien se vio de repente —y muy a su pesar— convertido en the talk of the town, ridiculizado en el celuloide por un hombre de sólo 25 años de edad, que apenas dirigía su primer filme.

A los 76 años, el intocable Hearst, dueño de una poderosa red nacional de periódicos y revistas, así como de una incalculable fortuna y un prestigio político que le alcanzó para postularse a la presidencia de la nación, se enfrentaba por primera vez a alguien digno de su enorme poder. Ninguno de los dos estaba dispuesto a capitular.

La verdad es que la idea de centrar Ciudadano Kane en la vida de Hearst fue fruto de la necesidad urgente de encontrar un tema viable para una película. Orson Welles y su grupo del Mercury Theater, contratados por la compañía rko, tenían afán de realizar dos películas bajo un contrato ampliamente favorable, que en 1939 fue la comidilla de Hollywood. Al novato Welles, con experiencia como productor de teatro y como realizador de programas de radio en la cbs, se le abrían las puertas de la industria del cine con unas ventajas que casi nadie podía siquiera soñar: 70 mil dólares por la primera cinta y 90 mil por la segunda, el papel protagónico en ambas, un salario de 65 mil dólares y el 25% de los ingresos de taquilla, además de absoluto control artístico y técnico de las mismas, incluido el montaje final.

¿Y cómo había podido lograr eso? Tras una infancia donde mito y realidad se entrelazan, a los 15 años George Orson Welles —nacido en Kenosha, Wisconsin— ya era huérfano de un padre inventor y de una madre artista, y arrastraba con la pesada cadena de ser considerado un niño genio. “Yo pintaba, y ellos decían que nadie había visto antes a...

Página 1 de 6

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos González A

Es editor de la revista Kinetoscopio y autor del libro "François Truffaut. Una vida hecha cine" (Panamericana Editorial, 2005).

Marzo de 2003
Edición No.45

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores