Google+ El Malpensante

Poesía

La eremita de Tausa Viejo

Un poema de Jaime Jaramillo Escobar, X-504

En Tausa Viejo, antiguo poblado de ladera, abandonado por sus habitantes para establecerse en el valle, atraídos por una carretera,
las casas quedaron con las puertas abiertas al viento, que las golpea en constante llamado.
La iglesia desmantelada perdió el techo; el derrumbe progresivo la acerca a su ruina.
Deteriorados muros palidecen, sus colores huyen, las maderas sucumben a la intemperie,
las empedradas calles sometidas al descuido de la ausencia,
nadie ha regresado para una breve visita, una añoranza.
En la que fue modesta plaza persiste un árbol que evoca campanas y el bullicioso mercado de entre semana,
la maleza sube los contrafuertes, asoma por los desagües, invade los rincones,
las cercas volcadas por el suelo, nada queda para la codicia de los merodeadores.
Si se introducen voces por el vano de un ventanuco, resuena un eco triste sin esperanza ni recuerdo.
Las huertas caseras, los cultivos de pan coger, aún se ven entre matorrales,
muestran algunas mazorcas las cañas de maíz, flores de jardín sobresalen en la maleza,
tomates y cebollas en borrosas eras persisten contra la desolación de los días.
Recorro el poblado, penetro en las casas. Fogones polvorientos, tablas sueltas, yerbas que invaden los aposentos, una salamandra huye furtiva.
Si quisiera saber quiénes vivieron aquí, por qué huyeron dejando el pueblo intacto en las manos destructoras del tiempo,
sólo tendría que bajar al valle, a la reciente aldea que vanidosamente se nombra Tausa Nuevo.
Mas no es necesario: aquí quedó su recuerdo presentido,
el eco de sus voces diluidas en las sombras,
el rastro de una gallina que merodea sin dueño,
un perro fantasmal que regresa a rastrear su pasado.
A poca distancia una ermita perdura, con sus cerraduras oxidadas y los cristales rotos.
Al fondo pueden verse, en polvorientos sacos abiertos, herrumbrosos objetos de culto dejados allí para el olvido.
Es una tarde soleada y apacible, el cielo limpio, la pequeña ermita luce solitaria en el campo despejado.
Observo la firme construcción, su sencilla arquitectura.
Desde el altozano se dominan los campos hasta el horizonte,
y doy vueltas alrededor tratando de imaginar un pasado inaprensible.
Examino los sencillos detalles de la fachada, su puerta que no reconoce mano amiga,
el conjunto realzado por la esplendente luz de la tarde en la alta montaña.
De pronto, sin que nada lo hiciera previsible, rompe el silencio un resonante trueno,
y en la parte trasera de la erm...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jaime Jaramillo Escobar

Ha publicado, entre otros, los libros Sombrero de ahogado y Poemas de tierra caliente.

Septiembre de 2010
Edición No.112

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores