Google+
El Malpensante

Breviario

Retrovértigo

.

Lo dijo Flaubert en 1846: “Uno se mete de crítico cuando no puede ser un artista” y lo reiteró Zappa aplicándolo al periodismo del rock en 1975: “Los críticos son gente que no sabe escribir, haciendo entrevistas a gente que no puede pensar, buscando escribir artículos para gente que no sabe leer”. La cosa es simple y no ha cambiado mucho, los críticos trabajan para revistas que generalmente son propiedad de los mismos dueños de las disqueras y los canales de televisión, así que el rock es excelente desde que haya sido lanzado por la compañía que firma el cheque del periodista.

Con la pose de intelectuales disidentes e independientes (para que suene más de moda los llamaré “indie”, al mejor estilo de Sundance), llegaron para quedarse los críticos diferentes. Ellos que todo lo saben, pues son intelectuales, no ven nada bueno en lo nuevo y sugieren que no hay nada nuevo en lo bueno. Además, es ampliamente conocido que la academia está regida por lo que unos cuantos dicen, y desde mediados del siglo XX se busca que esos cuantos vayan en contravía de los medios de comunicación, asegurando un nivel de oráculo a todos los indie y los medios para los que trabajan. Por lo tanto, el arte en general, y particularmente el rock, ha caído en un calabozo de clichés, reciclaje, fusión, neologismos y la más paradójica de las etiquetas: la retrovanguardia.

A alguno de estos periodistas le dio por decir que el rock está muerto, y de inmediato vino Lenny Kravitz (absolutamente retrovanguardista) a poner en el número uno esta alarmante frase (con video de Ruven Afanador y todo). El rock seguramente se rindió ante las emisoras de radio con moquillo y los productores ejecutivos que no saben nada de música, cediendo a las presiones de quinceañeras deprimidas y amas de casa preocupadas porque sus hijos no asesinen a sus compañeros de clase.

No se trata de una gran pérdida, entonces asumamos la muerte del rock; ahora el acertijo es: ¿cuándo se murió?, ¿de qué se murió? y, lo más importante, ¿alguna vez vivió? Se murió el día en que Lennon dejó de decir “I love rock and roll” dejándole la frase como herencia a Britney. La autopsia reveló que después de tantas cirugías plásticas al rock se le rompió la piel. Es difícil precisar en qué momento a algún periodista se le ocurrió la marca Rock & Roll para definir a...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Daniel Páez

Marzo de 2003
Edición No.45

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Poemas


Por Ida Vitale


Publicado en la edición

No. 203



Ida Vitale [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores