Google+
El Malpensante

Perfil

La Société Anonyme des Lesbiennes

En los años cincuenta, la conmoción que era capaz de suscitar Susan Sontag poco tenía que ver con sus brillantes ideas. Brutalmente hermosa y adolescente, se encontró con H, otra enfant terrible. El testimonio de su largo y atropellado romance desnuda dos frenéticas vidas de mediados del siglo XX.

Susan sontag en un retrato de 1960 © Paul Popper • Popperphotos • corbis

 

El olor, lo primero fue su olor.

En ese momento yo trabajaba en una oficina que maneja el IRP, Instituto de Profesionales Retirados, en la universidad The New School, en Manhattan. A este programa asisten unos trescientos estudiantes que tienen entre sesenta y noventa años de edad. Así conocí a un montón de personajes interesantes. Había editores, enfermeras, historiadores, escultores, escritores, psiquiatras, maestras, millonarios, publicistas, amas de casa, pintores, trabajadoras sociales, borrachos, fotógrafos... Pensé que lo había visto todo, y entonces conocí a H.

Yo estaba sentada en mi escritorio redactando una carta y me desconcentró un perfume muy fuerte, un olor penetrante, pesado, grasoso, imposible de ignorar. No era que oliera mal, era que olía mucho (más tarde supe que se trataba del Giorgio Beverly Hills). En la oficina solo estábamos mi jefe y yo, así que me paré de la silla y me asomé al corredor a ver quién era. Vi a una mujer muy alta, de aproximadamente ochenta años, que caminaba arqueada hacia adelante, con un bastón y casi apoyándose contra la pared mientras avanzaba. Me llamó la atención su pelo blanco, largo hasta los codos, con capul, y el hecho de que a pesar de tener generosos pechos era evidente que no usaba brasier. Más tarde se la describí a mi jefe porque me intrigaba muchísimo. Él me contó que H había sido modelo de desnudos para estudiantes de arte, y que muchos años después, en 2003, usaría uno de sus retratos desnudos en la carátula de su libro Notes of a Nude Model & Other Pieces. También supe que a principios de los años cincuenta, mientras vivía en París, tradujo la primera versión expurgada de Justine o los infortunios de la virtud del marqués de Sade. Y como si sus desnudos y el marqués no fueran suficientes motivos para querer conocerla, mi jefe agregó que a principios de los años sesenta, mientras H trabajaba como editora asistente para su compañero Bill Ward en Provincetown Review, publicaron la historia “Tralalá” del escritor Hubert Selby Jr., donde se describe la violación en grupo a una prostituta. El relato...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Virginia Mayer

Es hija de padre uruguayo y madre colombiano. Escribe actualmente una columna en la revista 'Kien&Ke'.

Abril de 2011
Edición No.118

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Bienvenidos al circo gastronómico


Por Lisa Abend


Publicado en la edición

No. 210



En otras latitudes, una observadora privilegiada, metida de lleno en el mundo de los fogones y los diarios, hace un análisis de cómo los chefs pasaron de cocinar platillos a preparar dis [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Fracasar como filósofo


Por Raymond Tallis


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Clubland


Por Ignacio Peyró


Publicado en la edición

No. 206



Un prosélito español disecciona los méritos culinarios de la conservadora cocina de los clubes ingleses, casas lejos de casa, y las comodidades palaciegas que otorga su membres&ia [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores