Google+
El Malpensante

Artículo

Voces de Barranquilla

La revista Voces surgió en el ambiente más insospechado: la Barranquilla de principios del siglo XX. El puerto todavía era, en palabras de Ángel Rama, el "último rincón del planeta" cuando a su ribera llegó el "sabio catalán" y lo puso todo patas arriba. Por estos días la Universidad del Norte publica la primera reedición completa de la revista, de la cual apenas existe una colección en todo el mundo. Adelantamos el prólogo que para la ocasión escribiera Ramón Illán Bacca.

 

El villorrio (1879-1900)

Como podrá corroborarlo el lector, Voces fue una de las mejores revistas culturales hechas en Latinoamérica en la segunda década del siglo XX. ¿Qué hizo posible que en este punto del continente surgiera esta revista?

Barranquilla era para finales del siglo XIX algo más que un villorrio.

Las miradas de los viajeros respecto de la ciudad eran diversas. Por ejemplo, Miguel Cané, diplomático argentino, en sus memorias de viaje escritas en 1881 nos dice que el manzanillo que vio en el trayecto de Salgar a Barranquilla le recordó el aria “O Paradiso” de La africana de Meyerbeer. Habla además de su temperatura insoportable y asegura que desde las nueve de la mañana no se ven en las calles del lugar sino perros y alguno que otro francés que con su presencia ayuda a sostener el apodo de “las salamandras” con que se les ha bautizado. Desde que pisó las costas de Colombia comprendió la anomalía de haberse concentrado la civilización nacional en las altiplanicies andinas a trescientas millas del mar. La raza europea —concluye resignado— necesita tiempo para aclimatarse a las orillas del Magdalena, en las riberas que bañan el Caribe y el Pacífico.

“Quelle horrible cuisine” es el único comentario que le merece Barranquilla a otro viajero francés, M. J. Creveaux, en el mismo año.

No sabemos cuáles fueron las impresiones culinarias de Fernando de Lesseps al llegar a Barranquilla en diciembre de 1879; pero en la crónica del gran banquete ofrecido en su honor, escrita por el presbítero Pedro María Revollo, se da la primera noticia sobre el mundillo literario de “La Arenosa”.

El anfitrión del banquete —para el cual horas antes se ha-bía remplazado al alcalde mulato por un comerciante blanco que hablaba un francés elemental— fue David López-Penha. Éste, un judío sefardita procedente de Curazao, rápidamente se había constituido en una de las más importantes personalidades del comercio local y también en una figura cultural, como lo demuestra la traducción que hizo de Los genios de Victor Hugo, publicada por la Imprenta Americana de Barranquilla en 1880.

También asistió al banquete Joaquín Pablo Posada, un poeta cartagenero del género repentista que no vaciló en lanzar su improvisación:

El que Colombia aguardó
Anhelante aqu&ia...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ramón Illán Bacca

Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2004 por su artículo "Voces de Barranquilla", publicado en El Malpensante No. 46. Ha publicado las novelas 'Marihuana para Goering'.

Mayo de 2003
Edición No.46

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores