Google+ El Malpensante

Perfil

Relámpago

Instantánea de la despedida a Gonzalo Rojas

Gonzalo rojas, fotografiado en Caracas en 1994

 

Pocas cosas hay más difíciles en el territorio literario que trazar la instantánea de un relámpago. Esta electrizante palabra fue la que puso al gran Gonzalo Rojas en su largo y lento camino de poeta. La dificultad se acentúa porque él nunca fue prosaico y solo a los 75 años se convirtió en un protagonista internacional reconocido, tras recibir una seguidilla de premios que nunca buscó. Así, pese a que murió a la muy avanzada edad de 93 años el pasado martes 26 de abril en una clínica de Santiago de Chile, su biografía se conoce apenas en forma fragmentaria y los estudios serios sobre su obra son todavía escasos. Su vida, por ello mismo, no nos ofrece un flanco lleno de hitos memorables o de ideas nítidas que faciliten el retrato. Claro, pronto vendrán los biógrafos y los académicos a remediar ambas carencias, pero en el entretanto nos tiene que bastar con las cronologías de algunas de sus ediciones, con los artículos dispersos y sobre todo con la intuición de lectores atentos.

Gonzalo Rojas vivía rodeado de libros en su alargada casa de Chillán, construida cerca de un barranco con la complicidad de su segunda mujer, Hilda May, y no los tenía de adorno, pues al conversar con él uno entendía de inmediato que estaba ante un hombre culto, polifacético e incisivo. Su larga y exitosa experiencia como profesor de literatura y de teoría literaria en la Universidad de Concepción también da fe de sus conocimientos. En esa época él todavía era uno de aquellos “secretos mejor guardados” en ese Chile poético dominado por la sombra esterilizante de Pablo Neruda, cuya extraordinaria carrera no tuvo un final feliz.

Aunque le sobraba la cultura para hacerlo, Gonzalo no se decidió a combinar la escritura de versos con la práctica del ensayista, según ha sido la tendencia casi natural de los poetas intelectuales: Eliot, Baudelaire, Borges, Brodsky, Valéry, Paz, Milosz y no paro de contar. Tampoco escribió novelas, obras de teatro o cuentos que se conozcan. No, Gonzalo quiso ser exclusivamente poeta, tener esa “única voz”, para usar una frase que sale en su célebre “Al silencio”. Era ésta una voz omnívora que hací...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Mayo de 2011
Edición No.119

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores