Google+ El Malpensante

Breviario

Felicidad

Un retrato desde el pesimismo

© images.com • corbis

 

La felicidad es una hipótesis demasiado ingenua para considerarla en serio. No se trata más que de una percepción de bienestar pasajero, un consuelo provisional de la existencia, tan corto en su duración como difícil en su reminiscencia, pues la memoria arraiga con más facilidad, con mayor firmeza y durante muchísimo más tiempo los instantes dolorosos que los placenteros. Conseguirla y conservarla, por así decirlo, es tan complicado como establecer el número exacto de necedades que rondan a cada segundo por nuestras cabezas.

Algunos han querido alcanzarla entregándose en exceso a todo tipo de placeres, hasta que terminan hastiándose de ellos y odiándose a sí mismos. Otros han intentado refrenar sus instintos y alejarse de todas las pasiones existentes, hasta que acaban por no aguantar ni el peso de su propio cuerpo y se suicidan por puro desespero. Hay quienes buscan el ansiado sosiego en la santa sede de la ebriedad, y lo que les dura la jinchera les dura la felicidad. Muchos creen que acumulando dinero y bienes la obtendrán, pero no bien descubren que hay por lo menos un centenar de individuos más ricos que ellos, los invade una inquietud tan grande que de ahí en más no tendrán un solo momento de descanso. No pocos están convencidos de que saliendo a aventurar por el mundo con una mochila al hombro hallarán el sitio ideal para gozar de una vida plena y satisfactoria, y así envejecen paseando el hambre de pueblucho en pueblucho, ignorando que apenas emprendieron su viaje lo primero que empacaron fue la infelicidad que los determinó a partir. Uno que otro misántropo la busca haciendo dieta de los hombres y sus sucias costumbres, y a tal efecto se interna en lo profundo de una montaña junto con sus hijas, a quienes con el paso del tiempo hará madres –y abuelas, si el tiempo y las fuerzas se lo permiten–. Demasiados filósofos algo líricos sostienen que en la contemplación desinteresada de la naturaleza y en la elevación de espíritu se la puede encontrar. ¿A qué naturaleza se referirán? Hace mucho tiempo que aquel refugio se convirtió en un medio más para satisfacer las necesidades del bípedo implume, que ha metido sus narices avarientas en cuanto rincón del mundo subsiste todavía. Incluso...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Anderson Benavides

Ha sido librero en diferentes momentos. Actualmente desarrolla aplicaciones para el sitio www. matrakait.com. Se define a sí mismo como "pesimista trascendental".

Mayo de 2011
Edición No.119

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores