Google+
El Malpensante

Artículo

Don Ignacio Percy y Ángel María Ruiz

Además de trabajar como telegrafista, el padre de Gabriel García Márquez escribía ocasionalmente. Para la muestra, esta rareza publicada en el periódico La Juventud, en 1922.

Forman estos dos caballeros parte de la sociedad de San Marcos. El primero, quien desempeña las funciones de prefecto de la provincia de San Jorge, es persona inteligente, educada y progresista que ha sabido dirigir con energía y lucidez el alto cargo con que tan acertadamente le ha designado el señor gobernador del departamento.

El señor Percy es uno de los amigos más entusiastas de la instrucción pública y lo deja comprobado el haber obtenido del gobierno el nombramiento de las madres Bárbara, Verónica y Delfina para regentar el Colegio de Señoritas de San Marcos –simpática población que en no lejanos días está llamada a ser una de las mejores hijas del departamento de Bolívar–.
El segundo, señor Ruiz, jefe actual de la Oficina Telegráfica, es otra nota sobresaliente del progreso en la joven provincia; en toda obra que se inicia para el engrandecimiento de la provincia, toma parte el señor Ruiz, empuñando con mano firme el hacha plausible del triunfo. También está dotado de inteligencia y educación, y es tan amable en su trato que deja grabada, en el espíritu de quien llega a conocerle, la dulce sonrisa de la simpatía.

Ninguno de ellos es nacido en San Marcos, la cuna del señor Percy fue acariciada por las perfumadas brisas de las Sabanas de Corozal; allí en la ciudad pedregosa y de hermosos edificios fue donde vio el primer rayo de sol; de seguro en una mañana de diciembre, despejada y alegrada por el sonatino gorjeo del canario y el plácido murmullo del arroyo que besa los pies de aquella ciudad floreciente.

El otro durmió los sueños de su niñez arrullado por el deleitoso canto de las ninfas que exhalan la gigantesca cordillera de los Andes, donde el cóndor plácido y risueño bate sus alas. Es hijo de Ocaña, la legendaria y pródiga tierra del inmortal José Eusebio Caro, y he aquí el por qué tiene el señor Ruiz un espíritu entusiasta, progresista y de grandes iniciativas.

Percy y Ruiz son soldados disciplinados y sobresalientes del partido conservador; en todo tiempo han sabido defenderlo, sosteniendo a pie firme y resuelto el ataque del enemigo. Son dos exponentes de la juventud conservadora, que bien merecen la simpatía a que se han hecho acreedores. En el último debate eleccionario fueron luchadores incansables y en parte se les debe haber sacado triunfante, en la provincia, el nombre del señor general Pedro Nel Ospina, candidato del “Pendón azul”, a...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gabriel Eligio García

Padre de Gabriel García Márquez. Se desempeñó como telegrafista y escritor ocasional.

Mayo de 2011
Edición No.119

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Poemas


Por Ida Vitale


Publicado en la edición

No. 203



Ida Vitale [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores