Google+
El Malpensante

Artículo

Doble historia de las inundaciones

Entre la fertilidad y la catástrofe

Millones de personas sufren hoy el flujo incontrolable de las aguas. Lo que actualmente vemos como señal inequívoca de desastre también tuvo un pasado glorioso, fértil, prometedor. ¿Qué cambió entre las civilizaciones antiguas y la nuestra?

Pakistán, septiembre de 2010

 

Las inundaciones son fenómenos naturales que han existido desde siempre. La humanidad creció con ellas y supo aprovecharlas bastante bien, aunque en la actualidad estén más asociadas a catástrofes.

Las más notables culturas prosperaron en zonas inundables, como en la antigua India, a lo largo de los ríos Indo, Ganges y Brahmaputra, donde se domesticó el arroz que crece en terrenos anegados. En China, a orillas de los ríos Yangtsé y Amarillo, se forjaron culturas legendarias en compleja armonía con los desbordamientos. También los valles del Danubio, el Rin, el Volga y el Mississippi han sido asiento de civilizaciones, pues las inundaciones no son patrimonio exclusivo del trópico.

Los ríos y sus planicies de inundación no solo garantizan agua y buenos suelos para la agricultura, sino pesca, mucha pesca, entre otros beneficios. Su uso como vías de comunicación, de conexión con el mar, y como facilitadores de intercambios comerciales y culturales, explica en gran medida su función civilizadora.

El cambio en la perspectiva de estos fenómenos responde a múltiples factores; buena parte de ellos tiene como causante y víctima a la población humana.


Cuna de civilizaciones

La referencia más expresa a la bondad de los ríos, sus desbordamientos y su importancia histórica y cultural alude a Egipto y al Nilo. La riqueza y poderío de esta civilización, que hizo posible la maravilla extravagante de las Pirámides, la Esfinge y los templos de Karnak y Luxor, se atribuye a la legendaria fertilidad del valle del Nilo, generada por sus desbordamientos periódicos. El río anegaba y sus sedimentos fertilizaban la tierra; al retirarse las aguas, crecían el trigo y el poder de los faraones, a quienes, en su condición de dioses, se atribuía la capacidad de causar las inundaciones para beneficio del pueblo. Los sacerdotes, a su vez, derivaban poder de su capacidad para predecir con precisión el nivel que alcanzarían las aguas, a partir de mediciones con nilómetros ocultos en los templos, y con ello aseguraban el éxito de los cultivos y la sumisión a los dioses.

También de Egipto es la historia de José y la mujer de Putifar. M&aa...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Germán Márquez

Profesor universitario y doctor en ecología tropical. Publicó en 2008 'El hábitat del Hombre Caimán y otros estudios sobre ecología y sociedad en el Caribe'.

Mayo de 2011
Edición No.119

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores