Google+ El Malpensante

Iceberg

Yo oí gritar a Marcel Marceau

.

Uno de los pocos artistas que se atrevió a desafiar la violencia que sacudió a Medellín a finales de los ochenta y comienzos de los noventa fue el mimo Marcel Marceau, llamado, con justicia, “el escultor de lo invisible”. Famoso por haberle dado vida a Bip, un rostro blanco que jamás pronuncia palabra y que luce un sombrero de copa adornado con una flor roja, el creador francés reconoció que su personaje —inspirado en Pip de la novela Grandes esperanzas de Charles Dickens— fue un cazador de mariposas antes de convertirse en el célebre solitario que se enfrenta “al progreso y a los excesos del mundo moderno”. Pues bien, por aquella época yo trabajaba como reportero en El Mundo y me fue asignada la misión de entrevistar al maestro antes de su esperada función. A su empresario o a algún otro genio se le ocurrió la idea de descender del aeropuerto José María Córdova a Medellín por la carretera de Santa Elena, conocida y temida por sus numerosas curvas y pendientes. El hecho es que Marceau llegó completamente descompuesto al Hotel Nutibara. Como era apenas natural, el fotógrafo Donaldo Zuluaga y yo convinimos en esperar a que el aire regresara a sus ya cansados pulmones (el hombre tenía 67 años por aquel entonces). Mientras eso sucedía, fuimos testigos de la inesperada aparición de la cantante chilena Myriam Hernández quien, en pleno auge de su popularidad, provocó una estampida de hombres y mujeres que asistían a una de las tantas convenciones que allí tenían lugar y que se volcaron, vociferando y gritando, tras la diva. Asustado con el tumulto y el ruido —“¿otro carro bomba?”—, el mimo más famoso de todos los mimos, todavía pálido, intentó ocultarse desplegando una edición del Miami Herald. La vida sabe cómo dice sus cosas: “¡Qué grito!”, puede leerse en el titular del diario...

Página 1 de 2

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Carlos Patiño Millán

Es profesor asociado de la Escuela de Comunicación Social en la Universidad del Valle.

Febrero de 2003
Edición No.44

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores