Google+
El Malpensante

Breviario

Piratería INC.

s

Juan Pablo II se dirigía, durante el viaje número 97 de su papado, de Canadá hacia México. Durante su estadía en el país azteca canonizaría a Juan Diego, un indígena que había cumplido con los requisitos necesarios para alcanzar la santidad. Antes de que el jerarca romano hiciera su entrada en territorio latinoamericano, una corresponsal de la cadena Univisión, la más grande de origen hispano en los Estados Unidos, hizo una advertencia a todos los devotos mexicanos que esperaban la llegada de su pontífice y veían a esa hora el noticiero.

Según afirmó la periodista, los feligreses deberían tener en cuenta ciertas consideraciones al momento de comprar imágenes de Juan Diego. Al parecer, el boom comercial que se había desprendido de la canonización del crédito mexicano había dado lugar a múltiples falsificaciones de la estampa oficial. Es decir, de la que estaba avalada por el Vaticano y se podía conseguir en los sitios autorizados para la venta. A pesar de que no se mencionaron los nombres de los locales, las imágenes televisivas permitían intuir que éstos contaban además con ventajas adicionales: se veían cómodos, elegantes y la frescura con la que caminaban sus vendedoras delataba la presencia de aire acondicionado.

La estampa original se podía reconocer gracias a un holograma en la parte de atrás. Así que los feligreses deberían prestar mucha atención para que no los asaltaran en su buena fe.

Ya son de dominio público los peligros que acarrea adquirir una imagen religiosa sin confirmar su procedencia. Sin embargo, y dado que las precauciones al respecto nunca son suficientes, recordemos algunos de los posibles riesgos, en un intento por evitar a los creyentes trágicas consecuencias en futuros eventos.

Las estampas piratas:

1. No tienen garantía.

2. Quien las lleva se ve más gordo y más bajo.

3. Se destiñen o encogen después del primer milagro.

4. Nadie ha regulado la cantidad de poder milagroso que llevan consigo. De modo que la petición del creyente llega a quedarse corta en el mejor de los casos. En el peor, basta una palabra para hacerse a la idea de lo que puede suceder: sobredosis.

5. Aunque se sabe de algunas que han tenido buenos resultados, es preciso agregar que su rendimiento deja mucho que desear. Por lo general necesitan de una cantidad cuatro o cinco veces mayor de fe.

6. Los adolescentes que las llevan consigo tienen menos suerte a la hora de la conquista y sufre...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Burgos

Es el autor de 'Manual de pelea', 'Nunca en cines' y 'Mudanza'. En 2012, realizó su primer largometraje 'Sofía y el terco'.

Septiembre de 2002
Edición No.41

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores