Google+
El Malpensante

Columna

Gruñones punto com

Entre la aversión y la adicción, los intelectuales viven una intensa bipolaridad respecto a las redes sociales. La columnista, también disciplinada tuitera, toma partido en la polémica.

© Scott Wilson • Image Zoo • Corbis

 

“¡¡¡¡¡Fuck Facebook!!!!! No sirve para vender libros, no es sino un depósito de pervertidos, gente que te cobra sentimientos, viejos amigos pidiendo favores, ex novias sifilíticas buscando sexo y escritores de pacotilla rogando por elogios para sus contraportadas… ¡¡¡Sayonara, Motherfuckers!!!”.

Así se despidió el escritor James Ellroy en su página de Facebook, con gran estilo me parece a mí, con gran escándalo parece que también, pues su breve sayonara dio para noticia en todo el mundo. En otro orden de cosas, aunque no tanto, como quiero mostrar aquí, Mario Vargas Llosa dijo hace un mes a un semanario uruguayo que “internet ha liquidado la gramática”, que el lenguaje de los jóvenes en las redes sociales es aterrador y que “si escribes así, es que hablas así; si hablas así, es que piensas así, y si piensas así, es que piensas como un mono”.

Con parecido ceño fruncido andaba un periodista catalán de fama que viajó a Chile a presidir un premio de excelencia en periodismo del que he sido varias veces jurado. Ese galardón, de una universidad jesuita pequeña pero muy prestigiosa de Santiago, reúne en una cena a gente importante, gente no tan importante pero famosa, políticos y muchos, muchos periodistas. Allí, pues, el hombre habló con absoluto desprecio de aquellos que se expresan en las redes sin ser profesionales de la escritura o la información y, a propósito de qué formatos podrían quizás estar reemplazando la jerarquía tradicional de la noticia que los diarios proveen, hizo “en vivo” una comparación de los trending topics de Twitter en España, Estados Unidos y Chile.

El invitado estelar quería probar la estulticia del medio, por supuesto, pero entonces se produjo una casi imperceptible vibración entre los asistentes, que nos mirábamos entre divertidos e incómodos porque lo que teníamos delante, aferrado a un palio por sobre la altura de nuestras cabezas, era un personaje a quien podríamos haberle preguntado (en inglés como en la serie de donde me robé la escena): “Are you from the past?”. Pues, pa...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Junio de 2011
Edición No.120

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Clubland


Por Ignacio Peyró


Publicado en la edición

No. 206



Un prosélito español disecciona los méritos culinarios de la conservadora cocina de los clubes ingleses, casas lejos de casa, y las comodidades palaciegas que otorga su membres&ia [...]

Mudanza


Por María Gómez Lara


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Alejandro Durán, el rey que se destronó a sí mismo


Por Mariamatilde Rodríguez Jaime


Publicado en la edición

No. 205



De las manos curtidas del Negro salieron tantos arrullos de amor como notas de rebeldía, canciones de protesta contra otros reyes menos musicales y más injustos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores