Google+ El Malpensante

Artículo

Crepúsculo de un circo gitano

Bajo una pequeña carpa roja, lejos del centro de París, se abre cada otoño una nueva temporada del Romanès. Ésta es la historia de ese circo gitano, y de un poeta domador de leones, un apasionado violinista rumano, y las alegrías y pesares acumulados durante siglos de peregrinaje del pueblo rom.

 Fotografías de Marcela Barrios Hernández

 

–No confíes en un gitano. Si dejas tu bolso cerca de alguno, es probable que no vuelvas a ver tus cosas –fue lo primero que me advirtió un parisino cuando llegué a Francia.

–¿Usted ha sido robado por algún gitano? –le pregunté escéptica.

–No –respondió.

–¿Y conoce a alguien que haya sido robado por alguno?

–No. Pero todo el mundo lo sabe. Los gitanos son ladrones.

Provenientes de la India, los gitanos llegaron a Europa occidental hace casi seiscientos años y desde entonces han sido vistos por los no gitanos, a quienes ellos llaman gajés, como músicos vagabundos y domadores de osos, que peregrinan en carromatos llenos de objetos robados. Lejos de esa magia, la realidad que enfrenta el pueblo rom es de pobreza, discriminación y profundas divisiones. Aun soportando el desprecio, se mantienen como una etnia poderosamente viva y diversa.

Ahora estoy en el distrito 17 de París. Cae la tarde, una de las primeras de esta primavera. Detrás de una reja verde sin candados ni cerraduras, entre remolques coloridos y automóviles Mercedes Benz y Renault parqueados en desorden, se levanta una pequeña y modesta carpa roja. No creo en el lugar común de que los gitanos son ladrones, pero aun así abrazo con fuerza mi cámara, mientras avanzo al interior del circo gitano.


Domador de leones

A Alexandre Romanès lo conocí por sus libros Paroles perdues y Sur l’épaule de l’ange, en los que el poeta canta en francés las lágrimas y resurrecciones de su pueblo. Es raro encontrar un poeta rom, pues la etnia no posee tradición escrita. Además de poeta, Alexandre es el patrón del Circo Romanès.

En las fachadas de los tráilers se pueden leer grafitis gitanos: “Si alguien quiere fuertemente el poder, no hay que dárselo”, o “Todo el mundo tiene una gota de sangre gitana y judía”. En esa esquina del Bulevar de Reims, entre cachivaches, refrigeradores y ollas a la intemperie, la tribu Romanès se ha establecido desde hace tres años.

Toco la puerta de uno de los carromatos y me abre la ventanilla una ...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Marcela Barrios Hernández

En 2009 fue laureada con el premio de fotorreportaje para estudiantes que otorga 'Paris Match'.

Junio de 2011
Edición No.120

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores