Google+ El Malpensante

Correo

Para insistir en el tema de los Rolling Stones; Para revindicar un columnista; Y para pelear con otro

Los lectores critican, exhortan, plauden, censuran

Para insistir en el tema de los Rolling Stones

En cuanto entregué a esta revista mi artículo sobre la Vida de Keith Richards (El Malpensante 120) y me alistaba un coctel de tranquilizantes para sumergirme en Rock al Parque, el ángel de la guarda que a todos nos protege tuvo a bien entregarme un paquete revelador: la caja con los veinte cedés que contienen la totalidad del libro del guitarrista de los Rolling Stones leídos, durante veintidós horas y media, por el mismísimo héroe de la banda, secundado por su hijo, el joven pirata Johnny Depp y el cantante y librepensador neoyorkino de origen irlandés, Joe Hurley. El audiolibro, según dicen los invidentes, ha ganado un premio en Nueva York al mejor Audie de 2011 y se ha convertido, sin mayores esfuerzos, en una de las memorias narradas más vendidas de todos los tiempos. Yo ya me había devorado el libro en inglés y en español, pero no podía perderme este nuevo banquete. Así que cerré las cortinas de mi casa, puse doble vuelta a la puerta de la calle, clavé un letrero que decía “no molestar” y me zambullí en la nueva droga que la Vida me entregaba. Y comencé.

El asunto abre con las cinco cuerdas vocales destempladas del abuelo Keith, quien explica el asunto con su humor de los tugurios. Luego, acto seguido, suenan los acordes de “Before They Make Me Run”, el himno de 1978, compuesto cuando el caballero (esto es, el ferviente consumidor de caballo) casi termina sus días en una cárcel canadiense. Cuando la canción comienza a calentarse, baja el volumen de la rola y comienza la historia. Quienes han leído el libro ya se saben la anécdota de memoria: “¿Por qué paramos a almorzar en el restaurante 4-Dice de Fordyce, Arkansas, durante el fin de semana del Día de la Independencia (aunque el día es lo de menos)?”.

El inicio ya es un clásico, como el comienzo del Ulises o, mejor, de A Clockwork Orange. El hijo de Keith, el capitán Jack Sparrow, hace lo que puede, apoyado en la voz de lector de epitafios de Joe Hurley. Me pasó de todo durante mi semana de audiciones. Tuve una recaída alcohólica, perdí varias amistades, cancelé el último contrato cinematográfico que me mantenía vivo y decidí que me iba a dedicar a los placeres inútiles de las Bedtime stories por el resto de mis escasos días. Cuando terminé, siete días después, cuando la guitarrita filantrópica de &...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Julio de 2011
Edición No.121

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores