Google+
El Malpensante

Portafolio gráfico

El enigma Pertierra

Ilustraciones de Javier Olivares

Una curiosidad casi obsesiva ha llevado a Javier Olivares a escudriñar las huellas de la obra de Joaquín Pertierra. A pesar de las fuentes dispersas, un poco de suerte y mucha dedicación le ha permitido comenzar a resolver el enigma de este ilustrador español de la época franquista. 

 

Todo comenzó con el regalo que me hizo otro ilustrador amigo: un viejo dibujo enmarcado que, al caer de mi estantería, reveló en su parte posterior una misteriosa nota manuscrita. Así pude averiguar el nombre del ilustrador que firmaba el dibujo: Joaquín Pertierra. Ese nombre, sin embargo, no me decía nada.

Desde siempre he tenido una pasión incurable por los ilustradores de las décadas de los cuarenta, los cincuenta y los sesenta en España. Así que inicié una búsqueda, por la inmensidad de la web, de la obra del tal Pertierra. Al principio no obtuve demasiados resultados. Un pequeño cartel de unas fiestas de Bilbao en el año 1935, que parecía estar firmado conjuntamente, y una serie de dibujos que me llegaron ocultos en un puñado de revistas Graphis eran el exiguo botín que de momento pude conseguir.

 

 

Pero poco después empezó a revelarse, como por arte de un hechizo recién convocado, la obra de Joaquín. En revistas que encontraba en alguno de mis viajes, en páginas web dedicadas también a la búsqueda o recopilación de antiguas portadas de libros o revistas, y últimamente en los envíos espontáneos que algunos amigos me hacen del material de Joaquín que encuentran en mercadillos o librerías de viejo de todo el mundo. Así que animado por los descubrimientos y con la idea de organizar toda la búsqueda y de darle además al proyecto una cualidad narrativa, inauguré en el mes de febrero del año 2009 un blog al que llamé El Enigma Pertierra.

Tras un año de vida del blog me di cuenta de que, en efecto, estaba logrando reunir una gran cantidad del trabajo que Joaquín había realizado (sobre todo para el extranjero) durante sus casi cuarenta años de carrera profesional; pero apenas conocía su peripecia vital, no tenía casi datos de dónde vivió, de cómo fue su vida y por qué eligió esa especie de “exilio gráfico” que definió su carrera.

Y fue entonces cuando la casualidad se manifestó en forma de llamada telefónica.

Al otro lado del hilo, mi amigo el escritor Fernando Marías me hizo una sorprendente propuesta. Estaba escribiendo una novela y el protagonista de ese libro no era otro que Joaquín Pertierra. Era la historia de su vida, contada a través de las pesquisas que ha hecho su hijo Juan para aclarar las brumas que rodean el misterioso pasado. Al parecer, Fernando estaba buscando material de Joaquín por internet cuando tropezó casualmente con mi blog. Ese día me propuso unirme al proyecto del libro como asesor gráfico, ya que conocía más de cerca que ningún otro la sinuosa trayectoria de Joaquín como ilustrador y, además, necesitaba alguien que lo aconsejara respecto a un documento muy particular. Fernando tenía en su poder la única copia existente de El silencio se mueve, un tebeo que Joaquín escribió y dibujó a lo largo de muchos años para después imprimir un único ejemplar que regaló a su hijo. En este tebeo, Joaquín contaba su infancia, su amistad con Julio y con Teresa, sus experiencias en la Guerra Civil, la dura postguerra, los recuerdos, las tristezas y avatares de toda una vida en 32 páginas a color. La copia, proporcionada por su hijo, estaba en bastante buen estado, pese a haber permanecido muchos años en una caja y expuesta a excesiva humedad. Aun así, necesitó de un cuidadoso escaneado, limpiado y retocado para la estupenda idea que Fernando había tenido: publicar el cómic dentro de la novela, como parte primordial del relato.

 

 

Y así ocurrió. La novela de Fernando fue publicada con el mismo título del cómic y tuvo éxito entre la crítica y el público. El blog El Enigma Pertierra está resultando una estimulante odisea gráfica, pues –además de un escaparate para todo el trabajo que voy encontrando sobre Joaquín– me permite hacer un relato reflexivo sobre la profesión de ilustrador.

Poco a poco voy armando el rompecabezas de su trabajo. No me gusta decir que esas piezas dispersas acabarán por ser como el mapa de un tesoro. Aquí la recompensa no está al final (una vez develadas las claves y los enigmas), sino desperdigada por todo el camino, acompañando al lector en cada uno de los trabajos de Joaquín rescatados de una época de mi país poco propicia para los lápices libres y los riesgos formales.

Madrid, junio de 2011



  

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

J Olivares

 Ilustrador.

Julio de 2011
Edición No.121

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores