Google+ El Malpensante

Artículo

Marwan Barghuti

o el poder de los símbolos

A lo texano, George W. Bush pidió un cambio en la dirigencia palestina. Éste se está dando, pero quizá no en el sentido en que quieren Sharon y la Casa Blanca.

¿Nunca había oído mencionar a Marwan Barghuti? Pues hay una buena posibilidad de que esto cambie en el futuro.

El conflicto que enfrenta al poderoso Estado de Israel —digamos Goliat— contra la débil resistencia palestina —digamos David— pasa ahora por una de sus fases más trágicas, y el drama ha puesto de presente la necesidad de renovar cuanto antes a los protagonistas de lado y lado. A semejanza de todos los Goliats de este mundo, Israel bajo la conducción de Ariel Sharon es presa del orgullo y está cometiendo graves errores de juicio, uno de los cuales es el actual ensañamiento contra Barghuti. Los dirigentes del Estado judío piensan que al echarlo a los leones consolidan la imagen justiciera de su causa, pero bien puede suceder lo contrario, que estén creando un símbolo poderoso que favorezca a su contrincante, un símbolo contra el cual no sirven ni los tanques, ni los misiles, ni los cañones.

¿Quién es Marwan Barghuti? Es un hombre de 43 años, bajito y cuajado, casado con Fadua y padre de cuatro hijos, un líder cuyos tradicionales bigotes se están convirtiendo en una espesa barba. Miembro de una familia con larga tradición en la lucha palestina, hasta hace poco ejercía de secretario general de Al Fatah en Cisjordania, es decir, de principal responsable político palestino de la zona. Aparte del árabe, Barghuti habla un hebreo impecable que aprendió en las cárceles israelíes donde pasó seis años y donde obtuvo el grado de bachiller, y un inglés notable. Ya salido de la cárcel estudió ciencia política de forma intermitente en la universidad Bir Zeit de Ramala, gran núcleo de nacionalismo palestino, y participó como dirigente barrial en la Intifada de 1987. A estas alturas, dato no menor, Barghuti aparece limpio de la corrupción y del enriquecimiento injustificado que tienden a opacar las imágenes burocráticas de los lugartenientes más cercanos a Yasser Arafat.

La opinión prevaleciente, incluida la de muchos israelíes moderados, es que Barghuti apostó fuerte por la paz a lo largo del último proceso de paz que concluyó con el acuerdo de Oslo, y aún después durante los estertores que se vivieron por cuenta de Bill Clinton. Pero con la llegada de Sharon al poder su posición dio un vuelco radical que él explica de la siguiente manera: “Primero ensayamos siete años de Intifada sin negociaciones; luego siete años de negociaciones sin Intifada. ...

Página 1 de 5

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Noviembre de 2002
Edición No.42

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores