Google+ El Malpensante

Entrevistas

El último vanguardista

Luis Fernando Afanador entrevista a César Aira

Para este escritor argentino cada día más visitado por los lectores, sus novelas –"novelitas", dice él– son como experimentos de química. En esta conversación se deja ver casi, casi de cuerpo entero.

César Aira nació en Coronel Pringles en 1949 y desde 1967 vive en Buenos Aires. Es narrador, dramaturgo, traductor y ensayista. Ha escrito numerosos libros, entre los que se destacan Ema, la cautiva (1981); El vestido rosa (1984); La prueba (1992); Cómo me hice monja (1993); Los misterios de Rosario (1994); La costurera y el viento (1994); La abeja (1996); La serpiente (1998); Alejandra Pizarnik (1998) y Un episodio en la vida de un pintor viajero (2000).

Es un autor difícil de clasificar. Sus narraciones vertiginosas, irónicas, absurdas, exaltan la sorpresa de lo cotidiano y terminan produciendo en el lector un sentimiento que va de la risa hasta “un extraño estado de gracia”.

Empezó publicando en editoriales marginales pero poco a poco ha ido ganando un público de fieles y apasionados lectores en diferentes países y un reconocimiento de la crítica que lo ha considerado “el escritor, hoy por hoy, más chocante, más excitante y subversivo de la narrativa hispánica”. Aunque grandes editoriales han empezado a interesarse en su obra, con la excusa de su timidez adopta un perfil bajo que lo mantiene deliberadamente alejado de los medios masivos y de la promoción publicitaria: “la literatura es de las pocas cosas optativas que van quedando”, afirma. Reacio en principio a las entrevistas —en Argentina nunca las concede—, aceptó sin embargo un extenso diálogo con El Malpensante durante su reciente visita a Bogotá.
 

¿Cómo empezó a escribir?
Supongo que habrá sido por la pasión de la lectura. Fui un niño lector y después, en cierto momento de mi adolescencia, me quedó en claro que yo iba a vivir toda mi vida entre libros porque era lo que más me gustaba; ésa era mi vida y escribir resultaba una buena excusa para seguir leyendo. Si uno es un profesional de la literatura tiene toda la excusa del mundo para seguir en esa cosa infantil de comprar libros, encerrarse a leer y pasar la vida leyendo.

¿Lo marcó en especial algún libro?
No, ninguno. En general no fui un lector precoz, leía las cosas que leen los chicos, Julio Verne, Salgari. A los 15 años —no sé si eso es precocidad— leí a Proust y a Balzac, los grandes novelistas clásicos, que siguen siendo mis favoritos.

En alguna entrevista hablaba de la gran influencia que fue para usted conocer personalmente a Alejandra Pi...

Página 1 de 5

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Luis Fernando Afanador

Abogado con maestría en literatura.Codirigió el programa Librovia de la Alcaldía Mayor de Bogotá y fue editor de Semana Libros. Poemas suyos han aparecido en diversas antologías y en 1996 fue finalista en el Premio Nacional de Poesia.

Agosto de 2002
Edición No.40

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores