Google+ El Malpensante

Correo

Sorpresas de octubre; Catacresis

Los lectores critican, exhortan, aplauden, censuran

Sorpresas de octubre

Señor Director:

En su Iceberg de la revista El Malpensante, edición mayo 2011, cuyo tema es el rigor del que debe ser objeto el periodismo en temas de cultura, usted afirma: “...tu revista acusó en el 2006 a David Sánchez Juliao de que le habían dado la casa por cárcel a raíz de haber malversado unos fondos cuando era embajador en la India. La acusación era infundada –por la época del artículo ya la Corte Suprema no solo había investigado el caso y absuelto a Sánchez Juliao, sino que dejó constancia expresa de que el escritor costeño ‘precisamente lo que hizo fue cumplir con las funciones a él asignadas... estableciendo correctivos a los excesos que venían campeando en esa misión’–. Por desgracia, la única persona que no estaba al tanto era el periodista de Arcadia. Recordarás también que el asunto desembocó en una demanda penal y en un posterior fallo condenatorio en contra de la revista. Por eso, a causa de esa falta de controles, Arcadia ostenta el curioso récord de ser tal vez la única publicación cultural del mundo a la cual han condenado por injuria y calumnia”.

Nos permitimos solicitar respetuosamente las siguientes rectificaciones:

–La revista Arcadia no ha sido nunca demandada por David Sánchez Juliao (QEPD).

–En consecuencia, si la revista no ha sido nunca demandada, no puede haber ninguna condena, y mucho menos el récord que menciona de manera irónica. El récord del que usted habla es una calumnia y la información que consigna su escrito es errónea e injuriosa.

–Para su información, la demanda interpuesta por el señor Sánchez Juliao fue contra Nicolás Ordóñez, y hasta la fecha no se ha emitido fallo alguno, encontrándose pendiente de llevarse a cabo la audiencia preparatoria.

Su Iceberg tampoco da indicios de conocer el caso. Nos permitimos informarle que la demanda contra el señor Sánchez Juliao fue por abuso de autoridad y fue sujeto de medida de aseguramiento aunque posteriormente se produjo a su favor un fallo absolutorio por parte de la Corte Suprema de Justicia. De todas maneras, Arcadia rectificó la información mucho antes de que el señor Sánchez Juliao entablara su demanda contra Nicolás Ordóñez, como mandan las normas del buen ejercicio de la profesión.

Le rogamos tenga...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Octubre de 2011
Edición No.124

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores