Google+
El Malpensante

Portafolio gráfico

Croquis de viaje

Dibujos de Germán Samper

Desde sus años como aprendiz en el taller de Le Corbusier, Germán Samper, arquitecto de algunos edificios emblemáticos del país, descubrió el dibujo como forma de capturar el espacio. Cincuenta años y miles de kilómetros después, esta muestra tomada de sus cuadernos de viaje reúne arquitecturas tan disímiles como las pagodas del Lejano Oriente y los rascacielos de Nueva York 

Frente a la mesa de dibujo, junto a las fotos de Le Corbusier, once libros cuidadosamente armados contienen el mundo; la versión a mano alzada de los lugares que Germán Samper ha recorrido a lo largo de cinco décadas. Son más de 4.000 dibujos que representan para el arquitecto bogotano un registro cronológico de viajes y notas confidenciales, una suerte de diario íntimo.



Comenzó a dibujar en París a finales de los cuarenta y pronto viajó al sur de Francia con cámara y cuaderno en mano. Eran sus años como aprendiz en el taller de Le Corbusier, figura fundamental en la concepción de estos primeros dibujos, no solo por ser autor de algunas de las obras que el discípulo estudió en sus croquis de Marsella, sino por motivarlo para que escogiera el dibujo en lugar de la fotografía como técnica para captar la experiencia espacial. “A quien prefiere encajonarla en una cámara fotográfica, la arquitectura le deja entrever sus claroscuros momentáneos, un gesto poético pero superficial. En cambio, a quien consigna sus trazos en papel, le ofrece generosa los secretos de su estructura, proporción, armonía, riqueza y sobriedad”, escribe Samper en su libro La arquitectura y la ciudad.


Viajero incansable, recorrió plazas, puentes, iglesias, museos, callejones. Se sentaba a trazar contornos y patrones a lápiz in situ, para después, al regresar al hotel, completar los detalles pacientemente con su pluma. Así recorrió Colombia –donde redescubrió lugares como la casa de estilo Tudor en la que creció al norte de Bogotá– y después el mundo: las remotas culturas (y arquitecturas) de Japón, Camboya, Egipto y la India, las ciudades coloniales latinoamericanas, los grandes rascacielos y modernas construcciones de Estados Unidos, y de nuevo Europa, toda, ahora alejado de Le Corbusier, para mirar con nuevos ojos los grandes monumentos y hallar “la armonía formal compuesta por elementos heterogéneos” en lugares c...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ángel Unfried

Director de la revista El Malpensante. Ha colaborado en Diners, Shock, Bacánika, La República y El Heraldo. Editor y relator de varios talleres de la FNPI.

Octubre de 2011
Edición No.124

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Instrucciones para escribir un cuento de Marvel Moreno


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 204



Sígalas y tal vez pueda convertirse en protagonista de la próxima polémica literaria. [...]

La teoría del marinero holandés o Welcome to Babylonia


Por Andrés Hoyos


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores