Google+ El Malpensante

Iceberg

En la ciudad de la furia, Las leyes de Willy: un bis, Un decálogo más, que nos llegó tarde e Y otro excelente, para documentalistas

Iceberg

Ideas, apuntes, críticas, tendencias, habladurías

Estudiantes marchando por la Carrera Séptima, el 12 de octubre de 2011

 

En la ciudad de la furia

En los últimos días, algunas calles bogotanas han colapsado por marejadas de familias rebosantes de espíritu y prima navideña. Días atrás, la población que se apretujaba por las principales vías del país tenía muy distintos perfiles y muy distintas razones: primero, los estudiantes se tomaron las calles para protestar contra la reforma a la Ley 30; después, un grupo mucho menos numeroso pero más mediatizado (y más parecido a los paseantes navideños) marchó en contra del secuestro, como respuesta a la ejecución de cuatro soldados secuestrados por las Farc. 

Todas estas movilizaciones representan incomodidades mayores. La marcha de las antorchas del 3 de noviembre fue ejemplarmente tranquila, pero además de su gran valor simbólico, logró la bobadita de poner patas arriba todo el tráfico bogotano un jueves en plena hora pico (y si algo es capaz en esta ciudad de alterar a la gente es la movilidad). El punto es que la marcha –quizá incluso por ese efecto de caos– resultó efectiva. El Gobierno atendió el reclamo popular y frenó provisionalmente la reforma a la Ley 30. No hubo muertos ni graves disturbios ni saqueos. Como quien dice, las cosas transcurrieron en paz.

Bien es cierto que a nadie le gustan los trancones y vivir en la ciudad de la furia. Pero quizá esos sean los menos graves entre todos los males posibles (sobre todo si uno se para a considerar las consecuencias históricas de haber sofocado la protesta en el pasado). 

Honrando a la verdad, habría que decir que no todo ha sido color de rosa. En la marcha siguiente, el 10 de noviembre, se sintió con más fuerza el desorden que puede alcanzar una masa de estas dimensiones. En medio del aguacero y las arengas, no faltaron los rayaparedes y revientavidrios. A uno de ellos (fuimos testigos del incidente), una señora le pidió amablemente que no le pintara la casa, que su puerta no tenía la culpa de la reforma a la Ley 30, a lo que el joven estudiante respondió “¡Vaya a leer, infórmese, estudie!” (¿?)

Pese a comportamientos y “razones” como ésta, pese al desorden, al caos y el despelote ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Diciembre de 2011
Edición No.126

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores