Google+ El Malpensante

Breviario

Dónde esconder un libro

s

Los libros que publican las universidades casi no circulan, por lo cual se critica a sus editores, como si el problema estuviera en la distribución, no en el catálogo. En realidad (a menos que se independicen), no son, ni pueden ser, verdaderos editores. Por razones institucionales, tienen que publicar libros que sería mejor esconder. Las bodegas se encargan de esta función piadosa, negada al editor. La escasa circulación, que parece el problema, es de hecho una solución (muy costosa) para objetivos contradictorios: la necesidad de publicar y la prudencia de esconder.

La casa de estudios y la casa editora están emparentadas por el libro, pero son instituciones muy distintas. La universidad es medieval. Aunque ahora es casi siempre laica, y en muchos casos cuenta con laboratorios que investigan en las fronteras del saber, con bibliotecas que son una bendición y con instalaciones modernísimas, nació para administrar y desarrollar la verdad autorizada. Su larga lucha por la libertad de investigación y de cátedra, así como sus claudicaciones, tienen que ver con eso: para el poder (eclesiástico, político, económico) es decisivo administrar la verdad, y peligroso dejar suelto lo que puede caer en manos de un demagogo.

La imprenta anima la lectura libre. Es una institución liberal. No es la extensión del claustro, sino el renacimiento del ágora: de la Atenas que inventa el poder ciudadano, los debates y el primer mercado de libros (copiados a mano). A diferencia de los libros sagrados que están bajo control eclesiástico, de los libros de texto sujetos a las autoridades, de los artículos científicos sujetos a autorización previa, los libros comerciales están sujetos al juicio del lector.

El mundo universitario, aunque ya no administre el dogma, está en la tradición del saber jerárquico y la ortodoxia, de la lectura vertical, transmitida del maestro al discípulo, con las credenciales necesarias. El mundo editorial está en la tradición de la conversación entre iguales: la tertulia amistosa y el debate conciudadano. Su autoridad emana de algo muy poco respetable para el saber autorizado: la dicha de las cosas bien dichas.

En las imprentas universitarias mandan las credenciales y los comités. En las empresas editoriales manda el lector. Por eso, la basura que imprimen las universidades refleja el “mercado” de los ascensos en las carreras institucionales: editar no es dirigirse al público lector, sino armar expedientes, en beneficio del currículo (person...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gabriel Zaid

Su último libro, publicado por Debate en 2013, se titula 'Dinero para cultura'.

Febrero de 2002
Edición No.36

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores