Google+
El Malpensante

Reseñas

Una (o dos, o tres) cosas sobre Shakira

Servicio de lavandería. Shakira. Sony Music, 2001.

No hay colombiano más famoso que Shakira. Corrección: no hay colombiana más famosa que Shakira. Disculpe usted mademoiselle Thomas por la precisión de género, que se intenta sólo para no desconocer a García Márquez (que ya entrevistó a Shakira) y a Botero (que vive cómodo en una de las letras de la barranquillera). Ella, menudita, lo ha hecho todo para merecer la frase. Segunda corrección: ha hecho todo lo que la mitad de los colombianos creían no podría nunca hacer. Tercera y última: no ha hecho sino la mitad de lo que los colombianos creen que puede hacer. Y ha cantado, como de ella se escribe, en pegajosos trabalenguas que ya pueden apreciarse tanto en español como en inglés. Rubia hoy, pelirroja mañana, pelinegra antes de ayer (diga antiayer, que la Academia no es Orwell), castaña cualquier vez, Shakira es la primera colombiana con Grammy de verdad —que es el norteamericano, aunque no sea verdad que es el único de verdad— y la primera también en venderles a los gringos, que lo compran todo, más de un millón de originales copias. Laundry Service hizo el milagro de que periódicos como el Chicago Tribune, acostumbrados a escribir la palabra Colombia con bermejos caracteres, terminaran anotando que “Shakira puede ser una princesa del pop, pero es una princesa con sustancia”. Enorme piropo (amorous compliment), porque el pop, el de ahora, tiene gusto a babas sazonadas con agua clara (pop... ¡plop!). El de Shakira no, porque sabe a música andina, ritmos árabes, discoteca europea, rock iberoamericano, balada popular (y si no fuera popular, ¿sería balada?), salsa volátil y otros tantos ingredientes no precisamente pegados con babas. A los gringos Shakira les sabe porque no saben a qué sabe y a los latinos les sabe porque creen saber a qué sabe. Quién sabe... ahí el encanto. O el canto de tango, porque en Laundry Service hay dos tangos, “Te aviso, te anuncio” y “Objection”, que sin mayores objections deben ser producto de lo que un De la Rúa logra “sólo con un beso” (lo escribió Montaner, que es argentino, pero no canta tango sino balada ¡plop!-ular).

¡Cómo no confiar en Shakira, si Billboard en las listas de sencillos y álbumes —las de verdad— ha dicho fuerte y claro que la colombiana llevó una canción al Top 10 de los singles y un álbum al Top 20 de los más vendidos, y sonados, y queridos, y conocidos, y estimados de Est...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gustavo Gómez Córdoba

Crítico de música y periodista colombiano. Actualmente se desempeña como director de noticias de Caracol Televisión. También ha trabajado en medios como Cromos, Caracol Radio y Javeriana Estéreo.

Febrero de 2002
Edición No.36

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores