Google+
El Malpensante

Reseñas

El jardín de los rockeros que se bifurcan

La clase de español. Varios artistas. Sport Music, 2001.

Argentina; el ABC ya asusta: Arlt, Borges, Cortázar. Argentina; Dios es argentino, las Malvinas son argentinas, Alejandra Pizarnik era argentina. Argentina; artistas con el balón y las manos como Ricardo Enrique Bochini y Diego Armando Maradona. Argentina; ego, alterego y superego. Todo lo anterior es cierto pero también es verdad que Videla, Palito Ortega y López Rega nacieron allá abajo, compartiendo cuna con Ginastera, Kagel y Piazzola. Definitivamente, algo raro sucede en un país en donde conviven, bajo el mismo techo, dos poetas rockeros tan disímiles como Luis Alberto Spinetta (“se cansaron las piedras de vivir en la inquietud del amanecer”) y Dante Spinetta Salazar (“a mover el cooloo/ a mover el cooloo”).

La clase de español es otra más de las numerosas recopilaciones y antologías que a diario inundan el mercado musical y que pretenden —en este caso específico— antojar al oyente con un variopinto menú de rock argentino (en el que se colaron dos bandas colombianas) que deja ver un poco de todo pero que no alcanza, por supuesto, a satisfacer apetitos un tanto más exigentes. Sí, trabajos como éste —dieciocho canciones de diecisiete artistas, entre solistas y grupos— sirve para mostrar el estado reciente de un paciente prolífico que ha conocido días de grato esplendor y noches de amarga decadencia: para citar sólo un ejemplo, tan argentinos como Cerati y Melero son los Vilma Palma y no sé que cosa más. Cuidado entonces: el rock argentino tiene un lado A, un lado B y hasta un lado C, que “tercamente se bifurca en otro, que tercamente se bifurca en otro” (gracias, Borges, por ayudarme a salir del laberinto).

El álbum empieza y termina con dos muestras de supervivencia enviadas por Charly García y Claudio Gabis; el primero de ellos, un célebre demoledor de hoteles, y el segundo, un muy virtuoso guitarrista de rock y blues a quien conocimos años ha, cuando hacía parte de los grupos Los Abuelos de la Nada y Manal. “Jugo de tomate”, la canción que abre La clase, fue escrita por el cantante y baterista Javier Martínez, uno de los más insólitos héroes del rock argentino —en 1985 pasó 41 horas y media aporreando su instrumento con descansos de 5 minutos cada hora para alimentarse—, y es, ni más ni menos, la enésima versión de pasemos un buen rato juntos y olvidemos, de paso, los problemas del mundo. Es conveniente anotar que cuando Martínez vino al mundo —artíst...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Carlos Patiño Millán

Es profesor asociado de la Escuela de Comunicación Social en la Universidad del Valle.

Febrero de 2002
Edición No.36

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Growing up americano


Por Christopher Tibble Lloreda


Publicado en la edición

No. 203



La outside story de un hombre criado como extranjero en su propio país, contada en el spanglish que le es natural. [...]

Instrucciones para escribir un cuento de Marvel Moreno


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 204



Sígalas y tal vez pueda convertirse en protagonista de la próxima polémica literaria. [...]

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores