Google+ El Malpensante

Breviario

Enemigo público

s

Desde hace unos días vengo notando a mi padre nervioso, como que no sabe dónde meter las manos ni la cabeza. Llega a la casa pasadas las seis de la tarde y ahí mismo se encierra en la pieza del fondo, donde está la televisión y donde se refugia para no atender las visitas que llegan por la noche, y que le deja a mi madre.

También he notado que ya casi ni come, pues desde hace unos días me ha estado tocando doble ración de papitas fritas y carne asada, que es la comida diaria en mi casa. Antes mi papá llegaba antecitos de las seis y se entraba para la pieza de mi hermano, donde él y yo casi siempre estábamos releyendo revistas de rock manoseadas de antemano por nuestros primos mayores. En esas revistas nos enteramos de los discos nuevos de los Rolling Stones —Sopa de cabeza de cabra se llama el último, ¡estos Stones!—, del concierto de Kiss en el que Peter Criss salió con zapatos de payaso, y otra cantidad de información valiosísima para descrestar a los amigos en el colegio.

Manuel y yo le contábamos a papá algunas cosas del colegio —las que se pueden contar, claro—, y él nos hablaba de la fábrica o nos contaba historias de su época de soltero, que nos hacían doblar de la risa.

Después mi mamá nos llamaba a comer y siempre lo hacíamos los cuatro juntos, mi padre en la cabecera, mi mamá a su derecha, Manuel frente a ella y yo a la derecha de mamá, para comerme lo que ella dejara.

En la pieza del fondo se encierran ahora papá y mamá hasta bien tarde. Manuel y yo tenemos que ir a despedirnos allá, desde la puerta, sin abrirla, y mi papá responde desde adentro, mientras mamá abre un poco la puerta y nos da la bendición y nos pregunta que si tenemos todo listo para el colegio. Casi nunca tenemos nada listo, menos ahora que ella está tan ocupada por las noches, pero le decimos que sí, que tranquila y que pase buena noche.

—Debe ser que tiene una moza —me dijo Manuel el otro día.

—No seás güevón, mi papá no es de los que tienen moza —le dije indignado, siguiéndole el juego a Manuel que lo que buscaba era que yo me enfureciera.

Entre los afanes naturales de una casa por las mañanas, en la mía siempre hemos tenido tiempo para charlar de alguna cosa y para las preguntas de mi padre.

—¿Qué clase tienen hoy?

—Biología...

—¿Cuá...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Camilo Jiménez Estrada

Fue editor de 'El Malpensante', y jefe de redacción de la revista 'SoHo'. Desde 2007 administra el blog de contenido literario El ojo en la paja.

Diciembre de 2001
Edición No.35

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores