Google+
El Malpensante

Breviario

Un rockero en el Carate: memorias de un advenedizo

.

Arriba
No recuerdo haber nacido, pero debió ser alucinante.

Era la primavera del año en que Estados Unidos abandonó Vietnam por su propia incapacidad frente a la presión de los jóvenes del mundo. En Colombia, el hijo del pensador antioqueño Fernando González organizaba el Primer Encuentro Mundial de Brujos. En mi pueblo natal, ajeno a los sucesos mundiales, todo estaba listo para la inauguración del Club Campestre.

El viejo maestro de niños y abogado sin título de la Universidad de Cartagena, Leonardo Bárcena, estaba contento con la llegada de este nieto. La menor de sus hijas, Nohorys Sofía y su esposo Ramiro, jefe de correos y telégrafos del pueblo, esperaban al hijo que completaría las dos parejas. La espera llegó a su fin a las tres de la tarde del lunes 7 de abril de 1975. Nació un varón de casi 6 kilos de peso, bajo el signo de Aries con ascendente Leo. Los astros presagiaban una "conflictiva vida llena de éxitos”. Afortunadamente mis padres no sabían de astrología y lo más cercano a unos brujos en el pueblo eran un par de hippies que vivieron su amor libre desde finales de la década pasada y a estas alturas estaban a punto de separarse para no volver a verse jamás.

Pasadas las horas, el bebé fue llevado del hospital a la que sería por siempre la casa de los abuelos.Situada en la polvorienta calle Buenos Aires, era una construcción de bahareque y techo de palma que respondía a las sugerencias médicas para la salud respiratoria de Juanita Isaza, esposa del viejo Leonardo y presidenta de las órdenes de Fátima y del Carmen.

Los más extrañados ante el nuevo visitante eran los otros tres hijos de la joven familia: Leo, de siete; Ramiro de cinco; y Erika, de tres. Para sorpresa de ellos y alegría de Rubí, la vecina, este bebé tenía entre las piernas lo mismo que los dos primeros: "echadas y pipí”; así las cosas, la reina de la casa iba a seguir siendo Érika por dos años más, hasta la llegada de una bella rubiecita destinada a ser la última de la estirpe: Noris María.

Al poco tiempo del nacimiento del cuarto hijo, todo San Marcos se conglomeró alrededor de la casa para ver a ese niño de mirada melancólica que le había cambiado los planes a sus padres. Nohorys Sofía se había desplazado durante la Semana Santa a Montería por sugerencia del médico de la familia para dar a luz, pero en vista de que el...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos Ensuncho-Bárcena

Es autor de 'El poeta en el hotel' y 'La voz desconocida'.

Agosto de 2001
Edición No.32

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Poemas


Por Jacques Prévert


Publicado en la edición

No. 202



Tríptico  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores