Google+ El Malpensante

Ciencia y tecnología

Del papel a la pantalla

Perspectivas paradójicas de Wikipedia

El proyecto enciclopédico ha emprendido un viaje sin retorno del formato impreso al internet. Un balance parcial deja en claro que el cambio no solo ha reportado ganancias. 

Ilustración de Diego Patiño

1. La enciclopedia de papel

Las enciclopedias de papel, la de Pierre Bayle en el siglo XVI o la de Diderot y D’Alambert en el XVIII, fueron impulsadas por la creencia de que el conocimiento ayudaría a liberar al hombre de poderes que lo sometían y recortaban: de la autoridad de la Iglesia y del Estado, de las supersticiones y creencias del pasado. Usando la razón y mirando el mundo, mediante la ciencia y la investigación, los hombres se atreverían a pensar con su propia mente y no se someterían a la dirección de los demás. 
Los promotores de la enciclopedia fueron hombres audaces que, para enfrentar la censura y la persecución, inventaron sitios falsos de impresión, escribieron sus ideas más subversivas en artículos aparentemente anodinos y pasaron muchos años en las cárceles o el exilio. Este revolucionario proyecto fue, en lo esencial, exitoso: la ciencia reemplazó a la religión como forma de explicación de la mayoría de los hechos del mundo, por lo menos en los grupos más educados, y se convirtió además en el motor del cambio técnico que ha transformado la vida de todos. El triunfo de la enciclopedia fue el triunfo del conocimiento y de sus instituciones: de la universidad, llena de profesores e investigadores, y de la especialización, mediante la cual y ante el crecimiento exponencial de la información científica, los expertos se dedican a campos cada vez más estrechos, que apenas logran dominar después de una vida de experimentos y lecturas.
Derrotada la superstición, el espíritu de lucha de los enciclopedistas se debilitó: los Estados creían en la ciencia y, por lo menos los más ricos, la apoyaban y divulgaban. El sistema educativo trató de convertir a los ciudadanos en personas con un mínimo de conocimiento científico, y la enciclopedia se convirtió, más que en un arma de lucha apasionada, en un documento de síntesis en el que los que conocen un campo científico y tienen algo de talento de divulgación resumen para el público culto o para los especialistas de otras ramas el estado del conocimiento, el saber relativamente seguro y confirmado que existe en un momento dado. El modelo más exitoso de esta encic...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jorge Orlando Melo

Fue director de la Biblioteca Luis Ángel Arango. Ha publicado, entre otros títulos, Bibliotecas y educación.

Septiembre de 2008
Edición No.90

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores