Google+
El Malpensante

Entrevistas

Diarios de escritor

Una conversación con Ricardo Piglia

En agosto de 2010, Ricardo Piglia llegó a Montevideo para dar la conferencia inaugural del Festival Ñ. Durante dos sesiones muy generosas, los entrevistadores pudieron escudriñar los diarios y autoficciones del autor de Blanco nocturno.

Fotografías de Alejandra López

 

POR ANA INÉS LARRE BORGES E IGNACIO BAJTER

Ricardo piglia tenía catorce años cuando debió marcharse junto a su familia de Adrogué a Mar del Plata. En ese momento la vida se le volteó de cabeza, y él, todavía casi un niño, comenzó a anotar en cuadernos la forma en que transcurrían aquellos días de cambio. Era 1955, aún faltaba más de una década para que publicara su primer libro de relatos, pero con ese diario, sin saberlo, comenzaba su obra literaria.

Piglia no solo es protagonista de esos cuadernos personales. Inicialmente a través del álter ego de Emilio Renzi, quien apareció por primera vez en el relato “La invasión”, del libro homónimo (1967), y luego con su propio nombre, en la nouvelle “Nombre falso” (1975), Ricardo Emilio Piglia Renzi ha jugado a disolver en sus libros la distancia abierta entre la realidad y la ficción, y ha hecho de este terreno intermedio –plagado de precisiones falsas, amigos imaginarios de personajes reales y pistas aparentes que no conducen a ningún lado– no solo una forma de escribir literatura sino además un tema de la literatura misma.

Después de décadas de escritura, las páginas se han multiplicado. Mientras Renzi era encerrado en un calabozo durante su servicio militar en “La invasión”, y años más tarde comenzaba a investigar la muerte de Ossorio en Respiración artificial, Piglia seguía los pasos de Roberto Arlt en “Nombre falso” y continuaba llenando aquellos diarios abiertos en Mar del Plata a mediados de los cincuenta.

En 2011, Piglia empezó a traicionar la reserva de esos cuadernos, hasta entonces apenas sugeridos en medio de la ficción de sus libros. Primero aparecieron de manera fragmentaria en suplementos literarios y actualmente contempla su publicación como libro.

La mayor parte de esta conversación transcurrió cuando los diarios aún estaban inéditos. Pero, tras leer las páginas reveladas en los suplementos Ñ y Babelia, volvimos a contactarle, quizá con la esperanza de haber reunido las piezas y pod...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ignacio Bajter

Hace parte del departamento de investigaciones de la Biblioteca Nacional de Uruguay.

Marzo de 2012
Edición No.128

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Hacer chorizos


Por Santiago Gallego Franco


Publicado en la edición

No. 206



Para curar la melancolía y un dolor de espalda, el autor intenta preparar este contentillo tan paisa como la arepa o el aguardiente. [...]

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

Los caribeños apenas conocemos el Caribe


Por Frank Báez


Publicado en la edición

No. 214



Un afectuoso poeta ensancha su abrazo para unir a su natal República Dominicana con una prima lejana de la mismas aguas, pero de mares colombianos. [...]

Con cariño, Carmen


Por Frank Báez


Publicado en la edición

No. 210



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores