Google+ El Malpensante

Correo

Diseño subjetivo, ¿Y después de las liberaciones qué? y Migraciones

Los lectores critican, exhortan, aplauden, censuran

Diseño subjetivo

Ya me he ido acostumbrando a que las columnas de Hernando Gómez Buendía me dejen siempre una rara sensación de claridad sobre la realidad del país en el que vivo.

En este caso la forma en la que profundiza en el tema de los secuestrados no padece de esa tan frecuente mala maña de los opinadores y columnistas nacionales: el extremismo, muy acentuado desde los tiempos recientes del señor Ubérrimo. 

Algunos ven en cualquier acción de buena voluntad de los subversivos el escenario propicio para que la mamertada haga fiesta y cobre réditos políticos con quien sabe qué fines, y para los otros constituye una auténtica prueba de que en este país todo es culpa de un gobierno violento y obstinado que se ha negado desde siempre a una salida negociada al conflicto. 

Gómez Buendía apunta a lo que para mí es esencial y que ahora cobra mayor fuerza tras las liberaciones: las Farc están débiles, el gobierno está dando un paso a un lado para que la comunidad internacional y las organizaciones no gubernamentales intervengan y ayuden en lo que puedan. Esta decisión no es el fin del secuestro ni de la guerrilla, pero sí un gran paso, y es saludable que como país sintamos una discreta alegría, sin excesivas esperanzas, pero sin malestares politiqueros alrededor de la libertad y el bienestar de personas que han sufrido tanto. Si se trata de hablar de protagonismos, la importancia recae completamente sobre ellos.

- Francisco Franco

 

¿Y después de las liberaciones qué?

Ya me he ido acostumbrando a que las columnas de Hernando Gómez Buendía me dejen siempre una rara sensación de claridad sobre la realidad del país en el que vivo.

En este caso la forma en la que profundiza en el tema de los secuestrados no padece de esa tan frecuente mala maña de los opinadores y columnistas nacionales: el extremismo, muy acentuado desde los tiempos recientes del señor Ubérrimo. 

Algunos ven en cualquier acción de buena voluntad de los subversivos el escenario propicio para que la mamertada haga fiesta y cobre réditos políticos con quien sabe qué fines, y para los otros constituye una auténtica prueba de que en este país todo es culpa de un gobierno violento y obstinado que se ha negado desde siempre a una salida negociada al conflicto. 

Gómez Buendía apunta a lo que para mí es esencial y que ahora cobr...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Abril de 2012
Edición No.129

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores