Google+ El Malpensante

Breviario

Antonio Caballero y las ciencias

s

Antonio Caballero es un columnista furioso que monta un excitante escenario donde procede a lastimar a sus víctimas, generalmente situadas en las alturas sociales. Ésa es su función y explica buena parte de su popularidad: sus escarnios, además de intensos, están muy bien escritos y apelan al deseo de igualdad que compartimos los humanos. El problema que enfrentamos sus atacados —en uno de los casos los economistas como yo— es que difícilmente podemos defendernos recurriendo a argumentos basados en conocimientos y datos porque Caballero se burla de los conocimientos y de los datos. Lo que no entiende le merece los más duros y brillantes sarcasmos.

La forma de argumentar de Caballero consiste en probar que todo es lo mismo. Es un seguidor tardío de Parménides, quien sostuvo que nada cambia y que el cambio percibido es una ilusión. La vieja oligarquía colombiana no ha cambiado en siglos y sigue arrodillada frente al imperialismo. Son cipayos, traidores, vende patrias. El imperialismo siempre nos ha robado la dignidad y la soberanía. Esa realidad es algo que no ha cambiado y nunca cambiará. Tan sólo el hispanismo nos salvará de la opresión anglosajona. Por ello su única actividad constructiva es comentar el salvaje deporte de los toros.

Como todo es lo mismo, no es necesario estudiar el tema que va a tratar en sus columnas. Las cosas son especialmente simples cuando nunca cambian, y si acaso son complejas, la complejidad se supera con algún mote cruel y mordaz o con un latinajo. La economía se puede reducir a un aforismo: “Los ricos no venden porque los pobres no compran” (Semana 982). Podría otorgársele un doctorado honoris causa por este descubrimiento tan simple —aunque reconoce que no lo hizo él, sino el padre de Fernando Vallejo—, que nosotros los economistas tan especializados, tan doctorados en el exterior, tan enrevesados y tan estúpidos no habíamos entendido. En su oscurantismo desprecia por igual el resto de disciplinas académicas, ya que en la columna citada también se lanza contra la biología.

Esa actitud que desvaloriza el conocimiento y el rigor del método académico de discusión le justifica a Caballero ser perezoso: su éxito no le exige trabajo e investigación, sino simplemente insultar en forma elegante al contrincante que escoge. Además, es muy valiente. Se enfrenta a los poderosos, presidentes, guerreros, políticos, economistas, a quienes denuncia por igual. Aunque está proveyendo información equivocada e incompleta, el p&u...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Salomón Kalmanovitz

(Barranquilla, 1943) fue codirector del Banco de la República y actualmente es decano de la Facultad de Economía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Mayo de 2001
Edición No.30

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores