Google+
El Malpensante

Breviario

La revancha de supermán

s

En mi galería de superhéroes Supermán ocupa un lugar especial, debido quizás a la serie de transformaciones que tuvo en mi mente infantil. Seguí sus aventuras, primero en cómics, luego en dibujos animados y por último en su célebre versión cinematográfica, en la cual, si la memoria no yerra, resultó siendo hijo de Marlon Brando y Faye Dunaway. Aún conservo la profunda impresión de estupor que sentí cuando Supermán, girando en dirección contraria a la rotación del planeta, logró regresar el tiempo para resucitar a Luisa Lane, que había perecido en un accidente automovilístico.

Años después, con la irrupción de nuevos superhéroes, el hombre de acero comenzó a resultar un tanto anacrónico. La versión fílmica de Batman y su Ciudad Gótica reemplazó con devaneos adolescentes y postmodernos las idílicas aventuras de los superhéroes para niños. Y luego, para agravar la decadencia del mito, la realidad, con cruel ironía, quiso que Supermán, encarnado por Cristopher Reeve, cayera de un caballo y quedara paralítico. En adelante no hubo poder humano —o sobrehumano— capaz de liberar a Supermán del descrédito. Ni los padres, ni los comerciantes, ni los niños hicieron algo por solidarizarse con el héroe de capa caída.

Quién se iba a imaginar que Supermán terminaría representando tan trágico destino, condenado como un Ícaro moderno a pasar del cielo a la silla de ruedas, sin merecer siquiera el aprecio de las nuevas generaciones.

No obstante, pese a la inmensa ingratitud humana y la inescrutable voluntad divina, y a juzgar por las últimas informaciones, parece que Supermán no quiso dar su brazo a torcer. A través de la televisión lo hemos visto haciendo fisioterapia y dando declaraciones optimistas a los periodistas, noticia que llena de júbilo a quienes aún llevamos el recuerdo de quien, en los días contados de la infancia, fue capaz de revertir el curso del tiempo por amor.

Ánimo, Míster Reeve, la lección de todos estos años es que, pasado el tiempo de los superhéroes, nos toca asumir el rol de supervivientes.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

John Galán Casanova

En 2010 publicó 'Árbol talado'.

Mayo de 2001
Edición No.30

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores