Google+
El Malpensante

Artículo

El gángster de Madonna

Tiene 32 años y, no obstante su juventud, encabeza el resurgimiento del film noir en Inglaterra. ¿Nombre? Guy Ritchie.

La esperada caricatura que diariamente publica en su pagina de Internet el Dr. Fun, aunque inteligente, no siempre es de fácil digestión. La del 1o de marzo de este año fue particularmente críptica. En ella se ve salir de un cuarto de conferencias a tres hombres, evidentemente malheridos y golpeados, y uno de ellos dice: “Nunca antes había estado en una presentación del Power Point de Guy Ritchie”. Si el anterior apunte no te parece digno de una sonrisa, apreciado lector, es momento de aclararte que Ritchie es un director de cine de origen inglés. Si tampoco esta referencia logra ubicarte, no te preocupes, tenemos otro dato que resulta infalible: Guy Ritchie es el padre del segundo hijo y actual esposo (a mayo 30) de Madonna. Ahora sí, ¿cierto?

Hay que ser un loco o un absoluto genio para estar casado con Madonna y Ritchie parece reunir ambas características. Su estado civil le ha traído una curiosa notoriedad, pero vamos a dejar en manos de Rodrigo Fresán la elaboración de un jugoso ensayo sobre los avatares de esta pareja. Aquí vamos a dedicarnos a hablar de cine. Del cine del marido de nuestra material girl favorita y algunos de sus amigos.

La filmografía de este hombre de 32 años, nacido en Hatfield, es muy breve: tres películas. Su ópera prima es la desconocida Hard Case (1995), a la que siguió el filme que le dio impulso a su carrera: Juegos, trampas y dos armas humeantes (Lock, Stock and Two Smoking Barrels, 1998), una graciosa e ingeniosa visita a los terrenos que Quentin Tarantino nos había mostrado en Pulp Fiction (1994) y que durante su temporada de estreno en Inglaterra consiguió en taquilla la atractiva suma de once millones de libras esterlinas. Y este año nos trajo a Snatch, primera de ellas estrenada entre nosotros, y en la que de nuevo reitera los personajes, las situaciones, el humor y la textura narrativa de su película previa.

El cine de Ritchie gira en torno a los gángsters modernos, las apuestas, los nuevos “padrinos”, sus matones y los eternos perdedores que en todas las geografías habitan, sazonado todo ello con una violencia extrema, sólo aliviada por el tono de sátira británica que lo empapa. En Juegos, trampas... cuatro amigos reúnen dinero para poder acceder a un juego clandestino de cartas del que salen debiendo aún más dinero y con sólo una semana para saldar la deuda. El plan desesperado: asaltar a los vecinos, a su vez ladrones. En Snatch, la compra ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos González A

Es editor de la revista Kinetoscopio y autor del libro "François Truffaut. Una vida hecha cine" (Panamericana Editorial, 2005).

Junio de 2001
Edición No.31

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

Fidelidad de los perros


Por Tomás Sánchez Bellocchio


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores