Google+ El Malpensante

Reseñas

Ventanas que se abren

Discos

Parachutes, Coldplay. Emi Records, 2000.

Muerta, enterrada y olvidada la posibilidad de consumir y digerir con cierta coherencia lo más representativo, ay, de toda la variadísima oferta rockera que a diario nos ofrece el mercado, a uno no le queda más remedio que escoger —con pinzas— sus ángeles redentores, sus propios demonios. Si el actual menú pinta tantas posibilidades como eventuales oyentes, lo mejor es que uno dirija su dedo hacia abismos por conocer, pues de nada vale insistir —a esta hora del partido— en revisitar nostalgias rancias. Seré claro: que la tristeza se la traguen —y la paguen bien caro— los que así lo quieran, que por sus oídos sigan apareciendo regularmente grabaciones inéditas de John, Paul, George, Ringo, Mick, Keith, Ronnie y Charlie, que por siempre continúen añorando las bandas que “sí eran bandas”, la música que “sí era música”. Quien esto escribe prefiere correr algún riesgo apuntándole al primer álbum de un grupo como Coldplay, que si bien no parte en dos la historia de la música rock y tampoco planta la semilla del Árbol de la Renovación o es la Próxima Gran Cosa, sí le permite a uno atravesar este desierto con manifiesto decoro. Y eso, tal como están las cosas, es más que suficiente.

Coldplay surge a finales de los noventa en Gran Bretaña: Chris Martin, cantante; Guy Berryman, bajista; Jon Buckland, guitarrista, y Will Champion, baterista (todos nacidos entre marzo de 1977 y septiembre de 1978; es decir, en los mismísimos estertores del remezón punk), editan en el mes de abril de 1998 su primer trabajo, un Ep con tres canciones llamado Safety. El mundo sigue andando. Hacer un recuento de su discografía hasta la fecha es una empresa un tanto ridícula: cinco breves incursiones intermedias —entre sencillos y Ep— hasta conseguir, en junio del año pasado, editar Parachutes, su primer trabajo “oficial”, que dispara la alarma. Sí; el mundo podrá seguir andando pero ya conoce la existencia de un cuarteto que sabe beber de la rica tradición británica pero también sabe poblar sus particulares dominios. Y es que Coldplay tiene varias deudas por pagar, a saber: cierta melancolía a lo The Verve, algo de la decadencia que suele destilar Suede, esa añoranza del futuro lejano que parecía pertenecer exclusivamente a Radiohead, aquella vocación para hacer baladas que no parecen baladas en la línea de Travis, pero también —es justo decirlo— allí donde ...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Carlos Patiño Millán

Es profesor asociado de la Escuela de Comunicación Social en la Universidad del Valle.

Junio de 2001
Edición No.31

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores