Google+
El Malpensante

Breviario

Un doble luto

Despedida a Moebius y Gir.

Jean Giraud. fotografiado en su casa en abril de 2008 © Francesco Acerbis • Corbis

 

En vez de un funeral, Jean Giraud merecía haber tenido dos. Cada vez que en los días posteriores a su muerte se repitió que “el mundo del cómic estaba de luto”, debió haberse dicho que el luto era doble.

Desde hacía años, en todas sus apariciones, el dibujante había insistido en que dentro de él convivían Gir y Moebius, dos artistas con dos mundos y dos maneras diferentes de representarlos. Giraud era incapaz de invocar a cualquiera de ellos a su antojo, simplemente se manifestaban cuando querían. “Cuando me siento Gir dibujo como Gir y soy Gir. Cuando me siento Moebius dibujo como Moebius y soy Moebius”, dijo en una conferencia a finales de 2010, momento en que la Fundación Cartier para el Arte Contemporáneo le dedicó una exposición en París que duró cinco meses –con largas filas de asistentes que querían conocer al artista– y se convirtió en el marco de sus últimas apariciones públicas.

Autor de más de cien álbumes, Giraud fue además fundador de la revista Métal Hurlant, responsable de romper con la tradición del cómic realista francés –el cual, sin embargo, siempre respetó–, y de la editorial Les Humanoïdes Associés. La última de sus empresas editoriales había sido la sociedad independiente Stardom, que posteriormente se convirtió en Moebius Producciones. Este proyecto lo manejaba junto a su esposa Isabelle, quien, en sus palabras, se encargaba de “todo lo que no fuera dibujar”. También junto a ella inauguró en 1994 un modesto almacén-galería en la calle Falguière de París, que les servía de cuartel general y donde se exponían dibujos y afiches en los que estaban reunidos los ochenta años de carrera de Gir y de Moebius, cuarenta de cada uno.

Gir y Moebius comenzaron a trabajar hacia 1962. Giraud acababa de cumplir veinticinco años, dibujaba profesionalmente desde los quince y regresaba de un viaje a México, país cuyos paisajes marcarían la manera en que Moebius imaginó mundos como el Garaje Hermético, y el cual inspir&oa...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ricardo Abdahllah

En 2013, ganó el Concurso Nacional de Cuento de la Universidad de Antioquia con 'El sol es siempre igual'.

Mayo de 2012
Edición No.130

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Defensa del chontaduro


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 206



¿Fruta, tubérculo, huevo mitológico? El escritor caleño intenta explicar por qué en su ciudad los niños se acostumbran a comer este bicho raro del reino veget [...]

Historia con guantes


Por Daniel Gutiérrez Ardila


Publicado en la edición

No. 213



El pasado siempre tiene muchas lecturas posibles, y varios interesados en manosearlo. En Venezuela se viene reinterprentando la historia sin mucho tacto, lo que tiene implicaciones muy directas en la [...]

Capuchino


Por Juan Villoro


Publicado en la edición

No. 208



Entre un humano y su felino, ¿quién es la mascota? [...]

La esperanza del vampiro


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 218



Succióname esta, coronavirus. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores