Google+
El Malpensante

Columna

¿Alternativas?

Ante una posible negociación con las Farc, algunos piensan que el costo de la paz es mayor que el de la guerra. Pero, ¿cuáles son las alternativas?

© Randy Faris • Corbis

 

Se está tramitando en el Congreso colombiano un instrumento jurídico del que se dice que está diseñado con el propósito de crear condiciones institucionales adecuadas para una eventual negociación con las Farc. ¿Conviene o no al país? En principio, creo que sí, dadas algunas condiciones previas (que realmente conduzca al desarme, que no se caiga en ingenuidades tipo Caguán, etcétera). Las razones detrás de esta afirmación son simples. Primero, la victoria militar del Estado colombiano sobre la guerrilla –que con tan predecible regularidad han proclamado desde generales convencidos hasta analistas apresurados– ha demostrado ser bastante esquiva, y hoy ya nadie se llena la boca proclamando “el fin del fin”. Segundo, una negociación implica una serie de procesos de incorporación factual y simbólica que podrían estar ausentes en una solución de fuerza, y contribuir a hacer de la sociedad colombiana una más vivible y más sostenible. En tercer lugar, el conflicto lleva al menos tres décadas (según mis cuentas, que son las más conservadoras; para otros, son cinco, o seis, o siete, o muchas más). Es cosa de burros persistir en el mismo camino. Para que no se crea que digo todo esto por algún prurito faccioso, me permito recordar que apoyé públicamente las conversaciones del gobierno de Uribe con los paramilitares, a pesar de que no me gustaba ninguno de los dos. Pensaba entonces que esos acuerdos, si contenían suficientes pesos y contrapesos y permitían establecer mínimamente la verdad de lo que había sucedido, tendrían el efecto de desinflar los niveles de violencia en el país y de hacer posible el acceso de cientos de miles de víctimas a alguna forma, así fuera imperfecta y modesta, de reparación. El tiempo no ha desmentido dicha expectativa. La turbulenta reinserción paramilitar terminó involucrando suficientes instrumentos y actores –cierto, a contrapelo de los deseos del gobierno de aquel entonces– como para ser más que un simple acto de complicidad, y contribuyó a desmontar una parte muy sustancial de aquel aparato y a liberar de su nefasta influencia a una parte significativa del Estado y la sociedad.

El proyecto en trámite en el Congreso, s...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco Gutiérrez Sanín

Columnista de El Malpensante y El Espectador. Es profesor en el Iepri de la Universidad Nacional de Colombia.

Mayo de 2012
Edición No.130

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Taller de escritura


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 204



Versión 2019 [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores