Google+ El Malpensante

Iceberg

Arriba los corazones, Y el ganador es...

Ideas, apuntes, críticas, tendencias, habladurías

© Camerique | Classic Stock | Corbis

 

Para nadie es un secreto que la imagen pública de la Universidad Nacional de Colombia es cuando menos ambigua. Todo el mundo reconoce su excelencia académica, pero al mismo tiempo lamenta que se haya convertido en un foco de disturbios casi constantes y en un albergue de grupos al margen de la ley. No hace falta discutir aquí la justicia de ese imaginario; a no dudarlo es falso, particularmente en lo que corresponde a la universidad como tibia cunita de los tropeleros. Sin embargo, por más que esa imagen no corresponda a los hechos, lo cierto es que un número altísimo de colombianos se imagina que la Nacional está privatizada por los vagos, los tirapiedras, los encapuchados y los fanáticos incondicionales de la papa-bomba.

Con el ánimo de combatir ese estigma, la Rectoría de la Universidad y una oficina llamada pomposamente Comunicación Estratégica de la Unidad de Medios decidieron lanzar en febrero pasado la campaña “Orgullo UN”. Los objetivos de la misma son bastante amplios, pero digamos que su meta principal es conseguir que también se cubra el lado luminoso de la vida académica: que la prensa, la radio, los programas de televisión o las redes sociales hablen de lo que allí se inventa, se mejora, se obtiene. A ese propósito global, se suman otros objetivos subordinados como promover el cuidado del campus y los jardines, combatir la apatía entre los alumnos y despertar los sentimientos de –según palabras del boletín interno Carta Universitaria– “reconocimiento y amor” hacia la institución.
Adicionalmente –lo que viene a ser un refuerzo de la campaña–, a partir de este mes de junio todos los impresos que salgan de la universidad habrán de llevar un sello inspirado en las marquillas de ropa que diga “Hecho en la UN”. “La idea –filosofa Ramiro Chacón, jefe de Comunicación Estratégica– es que la un sea esa prenda de vestir que uno más quiere y cuida para que nunca se desgaste o se dañe”.

Aunque los propósitos de la campaña parezcan muy loables, desde ya manifestamos nuestro abierto escepticismo respecto a los resultados que intenta conseguir. ¿Se ha dado cu...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Junio de 2012
Edición No.131

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores