Google+
El Malpensante

Artículo

Crónicas de la vida sexual en Cali

En 1968, Hernán Hoyos reunió una serie de testimonios sobre la vida íntima de diversos personajes de Cali: señoritas de sociedad, ladrones, prostitutas... El libro, titulado Crónica de la vida sexual, fue un éxito total en su época. Aquí, dos fragmentos del bestseller caleño.

© Loretta Rae | Corbis

 

-Yo quiero contarle esto, póngale cuidao, pa’ que escriba bien su cosa. Eso fue cuando trajieron de Buenaventura, sucedió en la cárcel vieja, un director marica. Pero marica derecho. Viéndolo usté al rompe sabía que era marica, porque se ponía unas camisetas de esas apretadas y los pantalones bien ceñidos, ese hijueputa sí era muy marica, pero se preocupaba más o menos de que el preso pasara bien, era muy humano. En ese tiempo tenían prelación, mejor dicho franquicia, permiso para salir, los presos de mejor conducta. De pronto tarde de la noche, a la una y dos de la mañana, “levantarse el personal, formar en pelota en tres filas”. Y salía el director con el pretexto de hacer revista, a esa hora, cómo no se iba a saber si estaba completo, eso era para saber cuáles se iba a llevar esa noche, y pasaba así, con los brazos atrás, ni más ni menos que pasando revista, y era pa’ verlos bien. Después de que se iba, llegaba el guardián, “usté, usté, usté y usté”, y sacaba vulgarmente a los más cargados (con genitales grandes) y entonces ya uno no se volvía a dar cuenta de nada, pero ya uno sabía para qué era. Inclusive que estos tipos volvían al patio porque los trasladaban a un patio mejor por aquello de que ya habían tenido su cosa, y les daban franquicias, como decir permisos. También le voy a contar pa’ que escriba qué es el asesor jurídico, como por ejemplo un tipo tenía una condena de diez años y estaba en Popayán pagando y quería a los dos o tres años que lo trasladaran, lo trasladaban. Podía por medio del asesor jurídico, porque a ese es al que le dice uno cómo está el negocio. Pide uno lo que se llama audiencia. Todos los días van los guardianes “a ver, los de audiencia, a ver usté, con quién va a hablar”, pues que con el asesor jurídico, entonces a uno lo sacaba. Y yo voy a hablar con el asesor jurídico, o “a ver a usté qué se le ofrece”, “doctor resulta que yo llevo dieciocho meses detenido y nadie me dice nada”, y claro él tiene copias del expediente, ¿entiende? Y claro como esa diligencia no la puede hacer al momento, él va y averigua y vue...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Hernán Hoyos

Autor de 'Sor Terrible', 'La colegiala'. 'Sin calzones llegó la desconocida', entre otros títulos de literatura erótica.

Junio de 2012
Edición No.131

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

El lado húmedo de la Luna


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 218



Cuando Neil Armstrong puso un pie en ella solo levantó polvo pero, siglos atrás, un paisajista florentino registró los numerosos ríos y lagos de nuestro único sat&ea [...]

Las matas no teletrabajan


Por Eduardo Merino Gouffray


Publicado en la edición

No. 219



. [...]

Mario Vargas Llosa, el fuego de un subhombre


Por Miguel Durán Díaz-Tejeiro


Publicado en la edición

No. 221



Si el Boom fue un candelabro que iluminó la presencia de América Latina en la literatura universal, Vargas Llosa es el único pabilo que se mantiene encendido. El combustible de es [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores