Google+
El Malpensante

Breviario

Por qué el jazz ya no es cool

Traducción de Andrea Garcés

    

Nicholas Payton, fotografiado en 2009 © Cortesía Soldout Festival

 

El jazz murió en 1959.
Puede que haya tipos cool que digan que tocan jazz, pero ya no hay nada cool acerca del jazz como un todo.
El jazz murió cuando lo cool dejó de estar de moda.
Para empezar, el jazz era una idea limitada.
El jazz es una etiqueta que se impuso a los músicos.
Los músicos nunca debieron aceptar esa idea.
El jazz no es un carajo.
El jazz es incestuoso.
El jazz se separó y montó una casa aparte de la música popular norteamericana.
Gran error.
La música nunca se recuperó.
Ornette intentó salvar al jazz de sí mismo llevando a la música de regreso a sus raíces en Nueva Orleans, pero sus intentos fueron demasiado esotéricos.
El jazz murió en 1959; por eso Ornette intentó hacer “free jazz” en 1960.
El jazz solo es cool si no lo tocas para ganarte la vida.
Los músicos de jazz aceptaron la idea de que ser pobre está bien.
John Coltrane es un tipo encantador que disfruta la vida, pero el jazz dejó de ser cool en 1959.
El que tantos se aferren a una idea de lo que debe ser el jazz es justamente lo que hace que no sea cool.
La personas se aferran a una idea que murió hace mucho tiempo.
El jazz, como Buda, está muerto.
Déjenlo ir, gente, déjenlo ir.
Paul Whiteman era el rey del jazz y todos los reyes deben caer algún día.
El jazz no es cool, es frío, como la necrofilia.
Dejen de follar con los muertos y acepten a los vivos.
El jazz se preocupa demasiado por sí mismo como para ser cool.
El jazz murió en 1959.
El mejor álbum de jazz es Kind of Blue de Miles Davies.
En 1959 salió Time Out de Dave Brubeck.
El año más cool del jazz fue 1959.
El jazz es perseguido por sus propios fantasmas hambrientos.
Déjenlo morir.
Si quieren pueden ser mártires de una idea que murió hace más de medio siglo.
El jazz demostró ser limitado y, por lo tanto, demostró no ser cool.
La mujer de Lot se convirtió en una columna de sal por mirar atrás.
El jazz está muerto.
Hace muchísimo.
Algunos dirá...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Nicholas Payton

Trompetista estadounidense de jazz. Su último disco es 'Bitches'.

Junio de 2012
Edición No.131

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores