Google+
El Malpensante

Iceberg

Bienvenido, Míster Marchan

s

El tiempo libre no siempre es buen consejero. Para la muestra, el siguiente par de textos, tomados de un blog de aires anarquistas que tienen algunos estudiantes de la Universidad Nacional, matriculados(?) al parecer en la sede de Bogotá. Claro, cuando andan mascullando estrategias antigobiernistas son menos graciosos —dirán ellos que la cosa va en serio—, pero cuando hacen cuadros de costumbres lo son infinitamente más. Sirva la presente nota para celebrar el regreso del semidifunto movimiento estudiantil de los años setenta. Una sola sugerencia: todo vale, queridos muchachos, incluso los argumentos traídos de las calvas cabelleras, menos la violencia. Si vuelven a predominar los explotadores de papas, el movimiento morirá sin remedio.

 
Como nunca antes se había visto, levantar yerba en la universidad se ha convertido en algo imposible. Y no es que esté mal, y no es culpa de la pobre canabis, pero la olla que una vez fueran el Froid o la Playa, y los subsecuentes problemas que eso trajo para nuestros potreros, no son nada comparados con el problema que significa que no se consiga bareta.
 
La posición del Pasquín frente a la situación que implica el expendio de drogas en la universidad fue tratada en Nuestra Séptima Conferencia Nacional, y aún sigue la discusión porque son varias las consideraciones y contradicciones. ¿Se puede tratar la bareta de manera similar a como se tratan la cocaína o la heroína? Reivindicando la legalización, ¿cómo hacemos para no caer en complicidad con aquellos personajes oscuros que expenden droga en la universidad? Consumo responsable si, ¿pero en la U? Ética del consumo: ¿pueden los militantes de izquierda de la universidad comprar bareta a aquellos personajes oscuros, a sabiendas de la oscuridad que encarnan?
 
Que el que quiera trabarse en un árbol pa’ ir a clase, después de almuerzo, pa’ leer en la biblioteca o cuando se le de la gana lo haga con la libertad de quien se fuma un cigarrillo porque hace frío, porque está nervioso, porque está cansado, porque está ahíto del almuerzo. Pero aunque el cigarrillo es más dañino que la bareta, y el alcohol 789 veces más dañino que la mariguana, el expendio de esta última se encuentra entrelazado a situaciones y personajes que es mejor evitar para la universidad. Última contradicción: ¿acaso esto último significa un dejo de hipocresía? ¿Mal adentro pero bien a...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Junio de 2007
Edición No.79

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Torpedos


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores