Google+
El Malpensante

Correo

Las ficciones de Hoyos y Álvarez, Otro caso para su columnna de arquitectura, El destino de los Lagartos y Una aclaración de género

Los lectores critican, exhortan, aplauden, consuran

Las ficciones de Hoyos y Álvarez

Sorprende que una revista como El Malpensante, tan rigurosa en el control de calidad de sus artículos, publique y destaque una crónica tan insulsa como la del periodista Juan Miguel Álvarez sobre el llamado escritor pornógrafo Hernán Hoyos. Artículo plagado de inexactitudes, exageraciones y elogios sin fundamento alguno.

Aquí sí puedo decir que escribo con conocimiento de causa porque era el librero de la Nacional en Cali en los años sesenta, conozco a Hernán Hoyos, vendí sus libros y fui amigo del periodista Pardo Llada. De tal manera que atestigüé todo el acontecer cultural de Cali y de sus escritores y artistas desde la “década maravillosa” hasta los bastante banales ochenta.

Hernán escribió en sus inicios algunos cuentos que se dejan leer. La mayoría estaban hechos a imagen y semejanza de los escritores norteamericanos que publicaban en las revistas gringas de detectives y aventuras. No hablo de sus novelas, anteriores a su “vena erótica”, porque aunque las vendí, no las leí. Su famosa Crónica de la vida sexual no es de ninguna manera un Informe Kinsey, ni un Informe Hite, ni nada que se le parezca. Mucho menos un libro como La mujer de tu prójimo, de Gay Talese (esa sí una obra maestra de investigación periodística y de calidad literaria.) Su libro no tiene el menor rigor investigativo, ni análisis social o psicológico. Son unos cuantos testimonios sobre conductas sexuales “singulares”, por decir lo menos, pero que no representaban para nada una muestra de la vida sexual de los caleños. Un librito teñido de amarillismo y escándalo, el cual –gracias a que Pardo Llada tenía la costumbre de aupar a quienes le caían bien– logró captar la curiosidad efímera del público. Hernán intuyó que ese tema del sexo podría ser una veta productiva para él. Empezó entonces a publicar una serie de novelas con el ingrediente exclusivo del sexo, sin el menor asomo de calidad literaria. Yo las llamaría puerilmente vulgares, ya que sus argumentos no requerían ni siquiera el trabajo de una neurona. Pardo Llada, de manera atrevida, calificó a Hoyos como el Henry Miller colombiano, lo cual d...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Varios Autores

Julio de 2012
Edición No.132

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Poemas


Por Ida Vitale


Publicado en la edición

No. 203



Ida Vitale [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores