Google+
El Malpensante

Columna

El control del comercio sexual

Tanto el tráfico automotor como la prostitución tienen matices particulares en cada país y momento. ¿Es posible calcar las formas de afrontarlos?

© Zave Smith | Corbis

 

En poblaciones cercanas a Bogotá, como La Mesa, el retorno de los puentes es escenario de enormes trancones. Hasta la fecha, ningún Goyeneche local ha propuesto imponer el pico y placa que ya lleva varios años soportando la capital.

En el centro de Amberes, Bélgica, también había un atasco que duraba hasta la madrugada: el peculiar tour d’amour. Como lo describe un vecino: “A las 4 a.m., el lugar seguía lleno de vehículos circulando lentamente, con tipos gritándoles a las mujeres que bailaban en las vitrinas”. En el siglo XVI, la congestión en Roma era causada por las cortesanas que salían a exhibirse en sus carruajes. “Ellas bajan las calles, vestidas con esplendor y atraviesan el Ponte Sisto con insolente gloria”.

Es de Perogrullo anotar que controlar el tráfico en cualquier lugar exige un diagnóstico certero de su dinámica. El remedio apresurado, la arbitrariedad, la evaluación amañada de los costos, agravan la dolencia, como nos consta a los bogotanos.

Para entrometerse en el comercio sexual no han faltado Goyeneches. El entusiasmo con los eventuales logros de leyes escandinavas les ha llevado a proponer la penalización, sancionando a los clientes. Pretenden que se controlen fenómenos locales con una herramienta en apariencia universal. Ignoran que la prostitución en distintos lugares y épocas es tan disímil como las causas de los trancones en Bogotá, La Mesa, Amberes o la Roma renacentista.

Hace una década, a la congestión de Amberes se sumaron las mafias que traían mujeres del este para las vitrinas. Nada hubiera favorecido más al crimen organizado que la penalización. La administración municipal decidió regular y resolvió algo más que el lío del tráfico.

Como en muchas ciudades, la zona roja de Amberes se consolidó alrededor de la actividad portuaria. En Ámsterdam, cuando se autorizó el comercio sexual en 1413, se justificó porque se trataba de algo “necesario en las grandes ciudades comerciales como la nuestra”.

Las guerras dejan monumentales desbalances demográficos que desde siempre han alimentado la prostitución. En 1189, la Tercera Cruzada zarpó con un barco ll...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mauricio Rubio

Columnista de El Malpensante y La Silla Vacía. Es investigador de la Universidad Externado de Colombia.

Julio de 2012
Edición No.132

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

La hija del Caribe


Por María Paz Ruiz Gil


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores