Google+
El Malpensante

Columna

Dos anillos de tungsteno

Bonnie y Clyde son muy conocidos por sus delitos, no por sus sortijas matrimoniales. Esta es la historia.

Faye Dunaway y Warren Beatty como Bonnie and Clyde (1967) • Cortesía Internet Movie Database

 

La parte que más me gusta de la historia de Bonnie & Clyde es la de los anillos de tungsteno. Son pocos los que cuentan esa parte, y sin embargo es la que le da sentido, la saca de las páginas policiales, le apaga el tableteo de las ametralladoras, el olor a pólvora en el aire, el morbo de verlos arder como bonzos, cosidos a balazos por los federales en un perdido camino de tierra de Luisiana. Todos creemos saber la historia de Bonnie & Clyde porque los vimos morir en cámara lenta en una tarde de primavera de luz lavada y desvaída, como es siempre la luz de exteriores en las películas viejas en colores que pescamos por televisión.

Todos sabemos que, aunque tenía solo dieciocho años cuando conoció a Clyde, Bonnie ya estaba casada desde los quince (su marido había caído preso apenas se casaron, por eso no se divorciaba de él: nunca lo había querido pero le parecía desleal abandonarlo cuando estaba tras las rejas). Entonces apareció Clyde por el bar donde trabajaba como camarera, y Bonnie sucumbió, aunque a él también se lo llevaran preso enseguida, y por primera vez no lo salvara de la cárcel su baby-face porque ya había cumplido los dieciocho. Eran los tiempos de la Depresión: al crack económico se sumaban una tremenda sequía y una plaga de langosta, los bancos ejecutaban hipotecas y expropiaban casas, diez millones de desempleados vagaban por los caminos de América. Las crónicas dicen que en la cárcel Clyde se hizo hombre, y asesino. Lo habían mandado a Eastham Farm, un agujero olvidado de Dios, célebre por sus condiciones insalubres y la peligrosidad de sus convictos. Uno de ellos eligió a Clyde de esclavo sexual. Cuando ya le daba lo mismo morir que cualquier otra cosa, Clyde logró matarlo y no ser culpado del crimen. Pero estaba tan loco por salir (su madre le aseguraba que tenía casi obtenido un perdón especial para él) que con una pala se hizo cortar dos dedos de un pie por un compañero de trabajos forzados. Dos días después le anunciaron que estaba libre: no por la mutilación, sino gracias a aquel perdón obtenido por su madre. Lo primero que hizo Clyde al salir fue, cojo y todo, robar un auto y...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Forn

Fundador de Radar, el suplemento cultural de Página 12. Su último libro se titula 'El hombre que fue viernes'.

Julio de 2012
Edición No.132

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores