Google+
El Malpensante

Reseñas

Una música de profunda vacuidad

s

Music from the Tea Lands - Varios artistas
Putumayo 180-2
38´51"
2000

¿Un disco cuyo repertorio gira alrededor del té? Lo primero que uno se imagina es su gran acogida, a las cinco en punto de la tarde, en los salones del Reino Unido. Un disco que sea reflejo musical de la cultura del té ha de mostrar un espectro amplio de composiciones inglesas, desde los madrigales isabelinos de Orlando Gibbons hasta las sinfonías de pomposo tono victoriano de sir Edward Elgar. Incluso, si la recopilación quisiera alardear de heterodoxa, podría llegar a incluir a Mick Jagger, que en el disco Let it Bleed de 1969 cantaba “Tengo hábitos indecentes: tomo el té a las tres”.

Lo que ha sucedido, sin embargo, es que Music from the Tea Lands no contiene ninguna referencia a Inglaterra. Parece que la investigación previa a la escogencia de la música desvió toda atención hacia el oriente. Y es que la costumbre inglesa del té no es sólo relativamente nueva, sino que tiene un aire de evento social casi opuesto al espíritu original de la bebida. La ausencia de melodías inglesas en este disco parece ser un ajuste de cuentas históricas: en 1756, cuando incluso entre los rusos el té llevaba un siglo siendo una de las bebidas más populares, los ingleses aún tenían sus reservas. En su “Ensayo sobre el té”, el cronista Jonas Hanway decía sospechar que el brebaje menguaba la estatura y la amabilidad en los hombres, así como la belleza en las mujeres.

Con tales antecedentes, era necesario iniciar el recorrido en tierras menos hostiles. El álbum se abre con la insigne presencia de una canción rusa y de allí parte hacia la China, que es donde se han encontrado los vestigios más antiguos del cultivo del té. Herbarios milenarios ya mencionan algunas cualidades medicinales de la planta: se usaba para mejorar el estado de ánimo, templar la voluntad y aguzar la vista. El descubrimiento de esas facultades sólo podía venir de una observación detenida, de una contemplación de detalles y sutilezas que, como es bien sabido, constituye el modesto dominio de los orientales. La melodía china que aparece en este disco se apropia por igual de ese espíritu. Lei Qiang la interpreta en un violín de apenas dos cuerdas.

Ése es, en términos generales, el gran acierto del disco. Las piezas musicales que los compiladores han escogido, pese a provenir de distintas tierras, poseen tod...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos Garay

Autor de la novela 'La nostálgia del melómano'. Es actualmente el realizador del programa radial 'La Onda Sonora'.

Febrero de 2001
Edición No.28

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores