Google+
El Malpensante

Correo

Acerca de magnates y malandros, Sobre los premios del CPB

Tras el rastro del último tren y Leprosos, canallas y erratas

Los lectores critican, exhortan, aplauden, censuran.

Areca de magnates y malandros

En el número de noviembre, leí la entrevista que Juan Miguel Álvarez le hace al periodista Gerardo Reyes.

Interesantes las investigaciones de Reyes, en especial la que hace sobre el magnate Julio Mario Santo Domingo. Pero me interesaría más que investigara la corrupción de senadores, a la guerrilla colombiana y a los narcotraficantes, porque aun cuando los millonarios cometen actos sancionables y está bien denunciarlos, también han sido emprendedores, han contribuido al empleo y la riqueza.

Es verdad que Julio Mario Santo Domingo faltó a la ética en los negocios, pero no hay que olvidar que también arriesgó, trabajó duro y dio empleo. Hay cuestiones más sancionables que el uso de engaños en el mundo de los negocios, como tener secuestrados y encadenados a miles de colombianos durante años, con el pretexto de estar luchando por una Colombia mejor.

—Beatriz Moreno

 

Sobre los premios del CPB

Yo no fui a los premios del Círculo de Periodistas de Bogotá, pero en cambio vi la transmisión por televisión. ¿Qué les digo? El acto fue patoso, desordenado y a ratos cursi; los presentadores eran requetemalos y se pasaron la velada soltando cuanto lugar común existe sobre el periodismo (deberían prohibir que alguien repitiera eso de “la más bella profesión del mundo”).

Respecto a los premios en sí, no podría estar más de acuerdo con ustedes. Muchos de ellos eran absurdos, no tanto por los ganadores sino por las nebulosas categorías en que fueron enmarcados. Con todo, no quiero hacer leña del árbol caído. Los premios del cpb nunca han tenido el más mínimo prestigio, así que convendría buscar un blanco menos fácil y dirigir la vista hacia objetivos más problemáticos. Casi por los mismos días en que el CPB estaba haciendo su acto, la filial colombiana de Planeta organizó un concurrido evento para entregar su propio galardón de periodismo. Porque la leí, no tengo dudas sobre la calidad de la entrevista que Juan Carlos Iragorri le hizo a Felipe López. Sobre lo que tengo dudas, y no precisamente menores, es sobre la transparencia de ese concurso (que no es tal). ¿Por qué El Malpensante no publica una nota, ojalá bien ácida, sobre ese asunto? No me digan que se van a conformar con una ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Varios Autores

Abril de 2013
Edición No.140

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Las Antillas: fragmentos de la memoria épica


Por Derek Walcott


Publicado en la edición

No. 214



Traducción de Catalina Martínez Muñoz   El Gran Caribe es un protagonista en sí mismo y no el reflejo nostálgico de otros territorios. [...]

15 metros


Por Eliana Hernández


Publicado en la edición

No. 210



Un poema submarino. [...]

"Sos mi hijo y sos un monstruo"


Por Pedro Adrián Zuluaga


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre de clase alta emprende la tarea de limpiar a Medellín de “gentuza”. ¿Cuál es el mecanismo de este thriller cuyo tema no ha sido tan explorado en el cine colo [...]

Aki Kaurismäki: ¿un Jarmusch a la finlandesa?


Por


Publicado en la edición

No. 205



Con este texto podrán entender un poco más sobre el conversatorio que haremos en alianza con Tornamesa y Cinecolombia. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores