Google+
El Malpensante

Crónica

Maras

Una breve historia

Una pequeña explicación sobre el fenómeno de la violencia que aqueja a El Salvador, Honduras y Guatemala.

Cada vez cuesta más desvincular a El Salvador del fenómeno de las maras, las pandillas juveniles que ahora son parte del crimen organizado y que tienen en la violencia extrema una de sus señas de identidad.

Las dos pandillas hegemónicas en el pequeño país centroamericano –también en Honduras, en Guatemala y en buena parte de México– son la Mara Salvatrucha-13  y el Barrio 18, que cultivan un mutuo odio a muerte desde hace más de tres décadas.

Pero, contrario a lo que podría suponerse, las maras son un fenómeno exportado desde Estados Unidos; en concreto, desde el área de Los Ángeles, California. Los orígenes del Barrio 18 (Eighteen Street Gang) hay que buscarlos a mediados del siglo pasado en los suburbios latinos angelinos. Más reciente, la Mara Salvatrucha surge a finales de los ochenta como una pandilla que en principio aglutinaba a hijos de los miles de salvadoreños que expulsó la Guerra Civil entre 1980 y 1992. La palabra “mara”, de hecho, es un viejo salvadoreñismo hoy contaminado por el fenómeno, pero que en principio significaba “grupo de amigos”, “cuadrilla”.

Ambas son tan solo dos entre el crisol de pandillas latinas que operan en el área de Los Ángeles. Ambas son sureñas, ubicadas bajo el paraguas de la Mafia Mexicana, la eMe, una poderosa banda carcelaria estadounidense con medio siglo de antigüedad, e integrada por los elementos más audaces y sanguinarios de las principales pandillas sureñas.

La cultura pandilleril comienza a implantarse en Centroamérica a inicios de la década de los noventa, cuando Washington puso en marcha una política de deportaciones masivas. El Salvador vivió en pocos meses la llegada de cientos de pandilleros activos, cuyo estilo de vida –ropas holgadas, tenis Nike Cortez, tatuajes, estrictos códigos disciplinarios y una seductora oferta de hermandad eterna– resultó ser un imán para la juventud salvadoreña de la posguerra.

En esos años noventa, así mismo, deportaron a integrantes de otras pandillas angelinas y en El Salvador había otros grupos juveniles autóctonos. Pero en menos de una década la ms-13 y el Barrio 18 polarizaron el fenómeno de tal manera que hoy día, entre los más de 60.000 pandilleros que según el gobierno hay en ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Roberto Valencia

Es miembro permanente del proyecto 'Sala Negra' del periódico digital 'El Faro'.

Junio de 2013
Edición No.142

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Raúl le aúlla a la luna


Por Fernando Herrera Gómez


Publicado en la edición

No. 204



Sobre Gómez Jattin [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores