Google+ El Malpensante

Breviario

Roberto Bolaño: fútbol y literatura

Una serie de correos cruzados revela la pasión del escritor chileno por este deporte.

Ilustración de Juan Pablo Gaviria 

 

En abril de 2001 comencé a armar una antología sobre nuevos pecados capitales para Editorial Norma. La idea era invitar a algunos escritores latinoamericanos para que participaran junto a los autores argentinos. Yo propuse a Roberto Bolaño. En la editorial estuvieron de acuerdo pero dudábamos si, al estar en la cresta de la ola de la fama, Bolaño podía llegar a aceptar la propuesta de escribir un cuento por encargo.

Sin muchas esperanzas, le escribí un mail y para mi sorpresa me contestó a los pocos días: “En principio la idea me parece muy buena y acepto. Dime cuántas páginas es el máximo y cuántas el mínimo. Mi pecado sería el plagio, espero que nadie lo haya elegido ya”.

A partir de ahí empezamos un intercambio de mails. Al comienzo eran puramente referidos al cuento que iba a escribir. Para mi sorpresa otra vez, en uno de sus mails me comentó que había leído mi antología La selección argentina, que incluía escritores argentinos nacidos después de 1960. “Leí tu libro y me gustó. Lástima lo de la edad, que más bien empobrece la selección. Para mí el portero ideal de la albiceleste es Fogwill, y el zaguero izquierdo, que se marcha al ataque a la más mínima ocasión (aunque deje el carril abierto y desguarnecido en caso de un contraataque rival) es Aira. O Alan Pauls de 6. En fin, ya se sabe que una alineación nunca deja satisfechos a todos. Pero digamos que como sub-21 tu selección es impecable. Un abrazo. Roberto”.

Enseguida le contesté sobre mi desacuerdo con respecto a Pauls y Aira. Le armé mi propia selección (que definía como “bilardista”) y para provocarlo le dije que yo armaría la selección chilena con un escritor que seguramente a él no le gustaba: Enrique Lafourcade, y hacía algún chiste sobre otro, Alberto Fuguet. También le preguntaba de qué cuadro chileno era: “Mientras me pienso una selección menottista o, mejor, valdanista, te mando este breve comunicado aclaratorio:

1. El único equipo chileno que me gustaba desapareció hace siglos. Se llamaba Ferrobadminton, llegó a jugar en primera, y su camiseta, sin duda, era la más bonita que ha habido jamás en el fútbol patrio.

2. A Lafourcade no lo metería ni de agüatero, que era como se le decía en mis tiempos al que iba a buscar el agua para que bebieran los jugadores.

3. A Fuguet sí lo metería, pero de animadora, o de agüatero, porque tampoco se trata de matar a los muchachos de sed.

4. Discrepo, como te habrás imaginado, sobre la inclusión de Gelman en la delantera. Pero no porque no me guste (al contrario, me gusta mucho), sino porque los poetas no juegan al fútbol. Los poetas juegan al hockey sobre hielo en una pista gigantesca y en brumas en donde muy de tarde en tarde divisan a otro compañero de equipo.

5. Contra lo que ocurre con la selección chilena, en donde probablemente jugaríamos muy pocos, la argentina tiene una sobreabundancia de cracks. Reconozco que ser seleccionador argentino teóricamente es más difícil que serlo de la selección de Costa Rica, Perú o Colombia.

Recibe un fuerte abrazo.

Roberto. 

Ahí descubrí que hablar de fútbol le divertía tanto como hablar (mal y a veces bien) de escritores latinoamericanos. Le apasionaba el Barcelona. Pero eran tiempos “pre Messi” y Bolaño se mostraba esperanzado por la llegada del “Conejito” Javier Saviola. Yo prefería jactarme del presente que pasaba Boca de la mano de Juan Román Riquelme y de Carlos Bianchi. 

Por algunas cuestiones burocráticas de las editoriales, Bolaño estuvo a punto de no darnos su cuento pero al final lo hizo: “Te mando el cuento, total, ya está acabado y lo hice para ti”, me escribió y ese “lo hice para ti” es uno de los halagos más maravillosos que me han hecho. Su relato salió publicado en El libro de los nuevos pecados capitales y su protagonista se llamaba (no pude menos que considerarlo como un regalo) Riquelme.

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sergio Santiago Olguín

Jefe de redacción de Lamujerdemivida y editor de la revista El Guardián. Ha escrito en diarios como Página/12 y La Nación.

Septiembre de 2013
Edición No.145

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores